El molino se instala en el mar de Jinámar e izará su torre 90 metros

22/06/2018

El aerogenerador se conectará a la red en una semanas y producirá energía para 5.000 viviendas. Gobierno, Plocan y operadora calificaron el proyecto de hito tecnológico mundial

El primer aerogenerador marino de España ya está fondeado a un kilómetro de la orilla de la costa de Jinámar, y en los próximos días desplegará su torre telescópica hasta los 90 metros de altura sobre el nivel del mar. Si se cuenta el extremo de sus palas, la estructura alcanzará los 150 metros de altura. Ayer por la tarde solo tenía desplegado un primer tramo y le faltaban algo más de 30 metros. Se eleva a 10 metros por hora y se dirige todo a control remoto desde una sala en un barco.

El molino, el primero del sur de Europa con cimentación fija, está junto al bloque de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), que es la iniciativa que ha hecho posible que un potente consorcio de entidades del sector, liderado por la empresa de ingeniería Esteyco, haya elegido Gran Canaria para hacer historia en la experimentación mundial sobre energía eólica offshore. Carlos García, director general de Esteyco, la compañía que ideó y ejecutó este prototipo, coincidió este jueves por la tarde con el consejero de Industria del Gobierno de Canarias, Pedro Ortega, y con el director de la Plocan, Octavio Llinás, en calificar de «hito tecnológico» y de «día histórico» la culminación de esta parte del proceso.

15 años produciendo

Explicó García que esta turbina, de 5 Mw y con capacidad para abastecer de energía eléctrica a 5.000 viviendas, se conectará a la red «en unas semanas». Lo hizo depender de tiempos técnicos y burocráticos. «Aparte de culminar la instalación y de conectarla al cable submarino que ya ha colocado la Plocan, hay que pedir autorización al Ministerio de Industria», detalló este directivo. Luego podrá estar 15 años produciendo.

Recordó que este molino se ha construido íntegramente en Canarias, en el puerto de Arinaga (Agüimes), «con un 80 o 90% de componentes locales», de empresas canarias. La construcción y el montaje se han llevado a cabo desde 2016, en abril pasado se montaron las palas y el rotor del aerogenerador, y en mayo se le dotó de un sistema auxiliar de flotación, con el que fue trasladado hasta la costa de Telde.

Salió de Arinaga a las cinco o seis de la tarde del miércoles y dos remolcadores lo transportaron las 15 millas que hay hasta Jinámar, a un nudo y medio, a donde llegó a las 5 de la mañana de este jueves. Al alba tres remolcadores ayudaron a fondearlo, a 28 metros de profundidad. «Está apoyado sobre el fondo marino, con una gran base, una zapata de hormigón de 32 metros de diámetro y 7 de altura que está hueca, que al hundirla, se llena de agua y se apoya al fondo». Este sistema de fondeo y su torre telescópica (se despliega como una antena) evita recurrir a grandes barcos y grúas, con lo que ha reducido en un 30% el coste de la instalación. De los algo más de 15 millones que ha exigido este mecanismo, a los 23 o 24 del modelo tradicional. Solo el alquiler de un buque vale 500.000 euros al día. En la operativa del traslado participaron 30 personas. «Puede ser una revolución en el mundo».