Ingenio, festín de sabores multiculturales

24/07/2019

Las cocinas de varios domicilios se abren para elaborar la ensalada ‘gado-gado’ de Indonesia, la sopa ‘borsch’ rusa, el célebre tiramisú italiano, la tapioca de Benín o la delicada ghriba marroquí. Es otro de los ingredientes del Festival de Folclore.

El municipio de Ingenio se convierte hoy en un crisol multicultural que se expresará a través de la gastronomía popular de Indonesia, Senegal, Rusia, Italia, Marruecos, Benín y Canarias. La iniciativa de las comidas interculturales enmarcada en el programa de la XXIV edición del Festival Internacional de Folclore Muestra Solidaria de los Pueblos, se desarrolla como una singular y rica experiencia de intercambio comunitario que en la mañana de hoy se extenderá por las cocinas de algunas casas particulares de los vecinos de la villa, y que concluirá con una degustación colectiva que ya por la noche (20.30 horas), tendrá lugar en la popular Plaza de la Candelaria de su casco.

La casa de Catina Rodríguez está situada en el número once de la calle Palmera Canaria. En su cocina se elaborará la típica y sencilla ensalada de Indonesia gado-gado, elaborada con diferentes verduras típicas y aliñada con cacahuates y salsas diversas. En sus fogones han cocinado en ediciones precedentes representantes de Marruecos, India, EE UU, Taiwan... «Esta experiencia me encanta porque compartes con gente muy distinta su gastronomía, su cultura y hasta su forma de ser, porque durante la elaboración del plato hablamos de muchos temas y percibes cómo piensan sobre esto y lo otro, aunque sea a través del intérprete», señala esta mujer separada y madre de dos hijos que residen en Francia y Edimburgo. De EE UU se quedó con la receta del quiche americano «que me sale de maravilla», dice orgullosa Catina que hoy preparará, además, ropa vieja para almorzar. «Cada persona tiene su mano y su gusto para cocinar –añade-, pero siempre hay que estar abierta a descubrir nuevos sabores y productos de otros países».

Un lujo de festival

«La cocina me vuelve loca. Yo siempre digo que tenía que haber nacido treinta años más tarde. Hoy hubiera sido una gran repostera», advierte Rodríguez, que anteayer se marcó una tarta de leche merengada que hacía años tenía olvidada. Para Catina el mejor día del festival es el de hoy. «En Ingenio con este festival tenemos un lujo. El pueblo colabora y disfruta mucho de su diversidad y actividades».

Otros dos casos son los de María Jesús Rivero, en cuya cocina se prepararán los hiakri senegaleses, la de Adela Hernández, en donde se cocinará la famosa sopa borsch por los rusos o la de Rita Valerón, en donde se preparará el delicioso y celebrado tiramisú italiano. Es la peculiar manera que tiene este ejemplar festival de que vecinos e invitados compartan recetas y estrechen lazos alrededor de los fogones.

«Es una experiencia inolvidable, única y muy gratificante», señala María Jesús Rivero, que en los 24 años de festival aún su cocina no ha repetido país. «Con esta experiencia mi recetario sigue creciendo en variedad», agrega la vecina de la calle Roque Nublo de Ingenio. «Una vez aprendes a cocinar esos platos tan distintos se suman a los que habitualmente elaboras a diario», explica Rivero, otra apasionada de los fogones que asistió al taller de cocina saludable que impartió el domingo pasado el chef Serafín Romero.

Elaborar sopa de ‘borsch’

Adela Hernández a buen seguro que custodia en su cocina infinidad de recetas extranjeras, ya que ha sido una de las vecinas de Ingenio que desde hace ocho años se ha prestado a colaborar en esta iniciativa. Lo que seguramente desconocerá es que la sencilla y reconfortante sopa de remolacha borsch que harán los rusos en su cocina fue el alimento del Yuri Gagarin, la primera persona que viajó al espacio exterior, que la empleó envasada en tubos durante esa primera misión del 1961, y que también arrancó el motín de El acorazado Potemkin. Casi nada. «Disfruto mucho cocinando en casa con personas de otras culturas que suelen durante la elaboración de los platos típicos hasta entonar canciones populares de su folclore», señala Hernández.