El nuevo transporte busca dinamizar la playa

Las visitas van en tren a Sardina

21/07/2017

La puesta en funcionamiento de un mini tren turístico intenta paliar el descontento de residentes y sobre todo empresarios del barrio costero de Sardina, después de que el Ayuntamiento de Gáldar haya restringido el paso a vehículos a la avenida. El tren opera ya entre la rotonda y la playa.

El alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa, varios concejales de la corporación municipal y representantes de la Asociación Vecinal de Sardina de Gáldar y vecinos de Sardina fueron los primeros viajeros del mini tren turístico cuyo servicio se inauguró ayer. El viaje desde la rotonda de Sardina a la playa sale por cincuenta céntimos de euros para los galdenses; ochenta céntimos para los residentes canarios; y 1 euro para el resto. También habrá talonarios para los empresarios de la restauración para que los ofrezcan a sus clientes. El servicio de transporte, que salió a concurso público, lo gestiona Multiservicios El Cóndor, SL, por un periodo de cinco años. El fin de la puesta en funcionamiento de este nuevo transporte en esta zona costera de Gáldar es acercar a los usuarios de la playa y los clientes de los establecimientos de restauración hasta la misma playa.

Y es que si el verano pasado la entrada de los vehículos a motor se acotó para así mejorar la accesibilidad a la avenida, este año se ha instalado una barrera, que funciona entre las 12.00 y las 20.00 horas todos los días de la semana, impidiendo el paso a todo vehículo que no tenga un pase especial.

Estas medidas han tenido su fruto, ya que con ellas el Ayuntamiento de Gáldar buscaba la obtención de la primera Bandera Azul de la historia del municipio, que ondea desde hace unas semanas en la playa de Sardina. Pero para mantenerla hay que mejorar la accesibilidad a la playa, y evitar en la medida de lo posible los atascos que en la avenida se producían. Como el alcalde de la ciudad de Gáldar ha dicho en varias ocasiones, se trata de «impulsar la dinamización turística manteniendo la calidad» de los servicios que presta la playa.

Sin embargo, empresarios de la avenida de Sardina se habían quejado que desde que la barrera impide el paso de coches ha bajado la clientela un 50%. También desde el sector náutico apuntan que la llegada de buceadores, con los correspondientes equipos, ha mermado considerablemente en el último mes.

Ahora, con la puesta en funcionamiento del mini tren turístico se espera que la entrada a la avenida y con ello a la playa vuelva a traer visitantes evitando una buena caminata.