Vecinos del Puerto exigen más controles sobre bares y terrazas

27/07/2018

El Ayuntamiento aprobó la nueva norma de terrazas en una sesión plenaria en la que residentes del entorno de Las Canteras criticaron la falta de inspecciones que se aplican a los locales de ocio que impiden el descanso de los vecinos

Los vecinos de la zona Puerto-Canteras, a través de la asociación Betancores-Farray, exigieron ayer al Ayuntamiento mayores controles sobre la actividad de bares y terrazas, y la proliferación de botellones y escándalos callejeros, en una sesión plenaria en la que el tripartito, con los votos añadidos de Ciudadanos y Unidos por Gran Canaria, aprobaron la nueva ordenanza de terrazas. El PP, muchas de cuyas enmiendas fueron aceptadas por el grupo de gobierno, se abstuvo porque su portavoz, Ángel Sabroso, entendió que dar su apoyo a la nueva norma supondría legitimar la acción de gobierno con las terrazas en los últimos años, en los que no se ha hecho cumplir la norma.

Precisamente el argumento de los populares de que la norma no puede solventar la problemática de la actividad de las terrazas y el derecho al descanso de los residentes fue el leitmotiv del argumentario de la asociación de vecinos Betancores-Farray.

Su portavoz, Félix Travieso, denunció que «no hay actividad inspectora» del Ayuntamiento en calles como Sargento Llagas, la plazoleta de Farray, Joaquín Costa, Ripoche o Torres Quevedo, entre otras. «Los vecinos se tienen que enfrentar a ellos», dijo en relación a los negocios que incumplen con la ocupación del suelo público o el respeto a los horarios de descanso. «Esto pasa a diario», lamentó el representante vecinal, «el sistema no se sostiene si pretenden que los vecinos sean la Policía Local». Para ellos, la actividad inspectora «es la clave» para evitar situaciones como la de que un empresario «que tiene miles de denuncias» reciba licencia para abrir nuevos locales en otras calles.

Además, critican el mal estado general de la segunda línea de Las Canteras. «Estamos en contra de la mediocridad que se ha instalado en la zona turística de la ciudad», añadió Travieso, «lo que pedimos es que se eviten los negocios que están acabando con la poca excelencia que queda en un distrito que es el que más producto interior bruto genera en la ciudad».

La asociación Betancores-Farray opinó que se está generado un perjuicio a la imagen que los turistas se llevan de la ciudad. Y propuso el modelo de Burdeos, una ciudad francesa que ha apostado por la peatonalización del centro con la instalación de bolardos inteligentes que solo permiten el paso de vecinos y de los servicios en horas determinadas. También demandaron un control acústico inteligente de las zonas de bares para conocer en cada momento el incumplimiento de la normativa de ruidos.

Su aportación, en todo caso, se produjo al final del pleno, cuando ya se había aprobado la nueva normativa de terrazas, que se presentó como un instrumento que compatibiliza la actividad económica, el disfrute del espacio público y el derecho al descanso de los vecinos.

En este debate, el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, aseguró que un equipo técnico compuesto por técnicos de Protección del Paisaje y de la Policía Local revisa los negocios del sector del ocio durante los fines de semana en horario nocturno. Y como ejemplo de esta actividad, señaló que de 36 locales inspeccionados en Triana, solo 8 cometieron infracciones. El edil cree exagerado pensar que toda la ciudad presenta problemas de convivencia.

  • 1

    ¿Le parece correcto que la próxima cabalgata del carnaval en Las Palmas de Gran Canaria vuelva a salir de La Isleta?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados