Solo 69 niños pudieron acogerse al comedor escolar este verano

01/10/2019

El número de menores atendidos en la capital se redujo un 76% respecto al mismo periodo de 2018. El retraso en la respuesta municipal dificultó el acceso a esta ayuda que garantizó la comida de los pequeños. En la capital tinerfeña se beneficiaron aproximadamente el doble

Solo uno de cada cuatro niños que en 2018 se benefició del programa de talleres estivales con comedor pudo repetir el verano pasado. De acuerdo con los datos oficiales, se pasó de 395 pequeños el año pasado a solo 69 en los meses de julio y agosto de 2019.

El cambio de fórmula del programa de ayudas que acometió el Gobierno de Canarias -que dejó a los municipios sin tiempo suficiente para contratar el catering- y las reticencias iniciales del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a impulsar esta iniciativa por no ser de su competencia lastraron la posibilidad de que muchas familias pudieran inscribir a sus hijos en este programa, que fue puesto en marcha en 2013 para garantizar que los niños de las familias con menos recursos tuvieran garantizada al menos una comida al día.

Solo el ejemplo de Santa Cruz de Tenerife, que decidió liderar el programa con independencia de su carta de competencias, y la propuesta de solución planteada por el Instituto Municipal de Deportes (IMD) permitieron el cambio de rumbo en la capital grancanaria. Así, se aprovecharon los campamentos deportivos para dispensar esta asistencia entre el 15 de julio y el 30 de agosto.

Al final, se recibieron 82 solicitudes, de las que fueron calificadas como aptas un total de 74. De ellos, 69 niños asistieron al programa que organizó el Consistorio de la capital grancanaria. Esta cifra representa casi la mitad de los niños que se acogieron en Santa Cruz de Tenerife en cuatro colegios públicos.

En el caso de Las Palmas de Gran Canaria, los campamentos que acogieron la posibilidad de ofrecer desayuno y almuerzo gratuitos fueron el del polideportivo San Román (con una asistencia media semanal de diecisiete beneficiarios), el de Las Rehoyas (con veinticinco), el de Tamaraceite (con nueve) y el López Socas (que solo tuvo tres beneficiarios en las siete semanas de operatividad).

En total, se dispensaron 1.785 desayunos de media mañana, compuesto por un yogur líquido, una bebida o un zumo junto una pieza de fruta, un bocadillo o galletas; y otro número igual de almuerzos.

El costo que ha tenido este operativo para las arcas del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha sido de 28.040,25 euros. Esto arroja un gasto medio por niño y día de 11,61 euros.

Durante el último pleno, la concejala de Educación del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Lourdes Armas, compareció para exponer los datos de asistencia a petición del grupo municipal del Partido Popular.

La edila arremetió contra el anterior Gobierno de Canarias por cambiar «de modo unilateral, sin acuerdo con los ayuntamientos, el modelo de campus educativo de verano» e insistió en el argumento de que «los comedores escolares no son competencia de los ayuntamientos sino de la Comunidad Autónoma». También señaló que «todas las familias de cuota cero que solicitaron plaza para los comedores de verano con actividades deportivas fueron atendidas».

Por su parte, la portavoz del PP en el Consistorio capitalino, Pepa Luzardo, criticó la incapacidad del grupo de gobierno para dar respuesta a esta situación, algo que sí hicieron «veintiocho ayuntamientos canarios, que sí decidieron atender a los niños». En su opinión, «el único que fue hábil fue el concejal de Deportes, Aridany Romero», por proponer una salida a este problema. «Sean sensibles, pero no de boquilla», le dijo, «y pongan soluciones a esta situación».

  • 1

    ¿Los desvíos de tráfico por El Sebadal y el Acuario acabarán con los atascos en la salida del Puerto de La Luz?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados