Educación pagará fuera de plazo todos los comedores de verano

11/07/2019

El Gobierno habilitará fórmulas para subvencionar a los ayuntamientos que se han visto obligados a asumir el proyecto que liquidó la Consejería. Las dos capitales darán comida a 400 niños en riesgo

La Consejería de Educación está buscando fórmulas para sufragar los gastos de los municipios que se han visto obligados a incorporar comedores a sus actividades estivales y garantizar una comida al día a los niños en riesgo después de que el departamento que dirige Soledad Monzón liquidara este año el programa de talleres de verano con comedor puesto en marcha en 2014 y convocara, a toda prisa, una línea de ayuda a los municipios.

Los ayuntamientos que se pudieron acoger en tiempo y forma a las ayudas ya están recibiendo los pagos; para los que se quedaron fuera de la convocatoria, «se está trabajando en la manera de otorgar subvenciones directas», según fuentes de la Consejería.

Es la manera que tiene Educación, entienden en la Federación Canaria de Municipios (Fecam), de «enmendar el error» que cometió al no coordinarse, «como tenía que haber hecho», con los ayuntamientos para llevar a cabo el cambio de modelo. «Se les echó el tiempo encima sin tener ninguna programación», aseguró este miércoles el presidente en funciones de la Fecam, Manuel Ramón Plasencia, quien acusó a la Consejería de «mentir» al afirmar que el cambio de modelo se coordinó con los ayuntamientos, cuando lo cierto, dijo, es que hubo «un par de reuniones» pero nunca se elevó una propuesta ni a la comisión de educación, ni a el comité ejecutivo de la Fecam y, por tanto, nunca se tomó una decisión institucional.

Los 28 ayuntamientos que llegaron a tiempo de solicitar la ayuda atenderán a 500 niños y recibirán una subvención total de 75.000 euros con cargo a la partida de 630.000 que Educación destinó a este fin. Esto significa que aún quedan 560.000 euros en la hucha que la Consejería reservó para liquidar su proyecto de comedores de verano, endosándoselo a los ayuntamientos y subvencionándoles solo el catering.

Los grandes municipios, con las mayores masas de pobreza, fueron los más perjudicados por la decisión de Educación, pues se vieron sin tiempo para organizar los campus e incorporar el servicio de comida cuando la Consejería sacó la convocatoria de ayudas, el 10 de junio, y apenas dio cuatro días para solicitarlas. El plazo se alargó hasta el 26, pero aún así las dos grandes capitales, Telde, el resto de capitales de isla y otros 53 municipios se quedaron fuera de la convocatoria.

Solvencia munciapal.

Las dos capitales canarias darán este verano una comida diaria a alrededor de 400 niños en situaciones riesgo y lo harán cada una con una fórmula diferente toda vez de que ambos municipios han contactado con la Consejería de Educación antes de poner en marcha los talleres de verano.

La alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife, Patricia Hernández, explicó este miércoles que si bien comunicó a la Consejería de Educación que se iba a habilitar talleres con comedor, estos «estarán en marca el próximo lunes [15 de julio] con o sin el dinero de Educación».

Hernández aseguró que en Santa Cruz de Tenerife «no hay tensiones presupuestarias, pero sí tensiones sociales» y que «no importa cuanto cueste dar una comida al día a un niño» porque «el presupuesto se moverá para prioridades políticas, y esta lo es».

En igual sentido se pronunció el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, que aseguró que el consistorio tiene «infraestructura y cobertura» para cubrir las necesidades de los menores afectados por la decisión tomada en junio por la Educación de eliminar el proyecto de comedores de verano.

En la capital tinerfeña se ha arbitrado un proyecto similar al que gestionó Educación hasta 2018, es decir, talleres en los centros escolares con comedor. Así, abrirán cuatro colegios para atender a 170 escolares.

En Las Palmas de Gran Canaria están recabando, a través de los directores de los colegios, los datos de los menores con cuota cero de comedor durante el curso escolar para informar a las familias de que los niños pueden acceder a los comedores escolares dentro de los talleres deportivos que, como cada año, tiene programado el municipio.

El plazo de inscripción para las familias de niños de cuota cero que quieran solicitar el nuevo servicio de comidas está ya abierto en los centros municipales deportivos del Pabellón Cono Sur. Aún no se sabe cuántos menores se inscribirán, pero en 2018 acudió una media de 166 menores.

Telde está buscando una fórmula para atender a los niños en riesgo (en 2018 se inscribieron 80 a los comedores de verano), pero a través de Servicios Sociales, y en La Laguna, que sí solicitó la ayuda, 288 niños irán en sus talleres, aunque aún no se sabe cuántos solicitarán comedor.

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta, se reunirá con los alcaldes para abrir los comedores de verano, pues ningún municipio pidió la ayuda a Educación.