Un estudio demuestra la supremacía del coche en el desplazamiento de los escolares a su centros

Solo 4 de cada 10 niños van al colegio caminando

16/09/2017

Como ocurre con los mayores, los hábitos de movilidad de los niños de la capital están marcados por el coche. Más de la mitad de los escolares acceden al colegio en coche, guagua o transporte escolar, mientras que en torno a un 40% va a pie. El Ayuntamiento quiere invertir esta tendencia creando senderos escolares seguros.

Las Palmas de Gran Canaria

La mayoría de los niños de la capital grancanaria optan por algún medio de transporte motorizado -preferentemente el coche- para ir a sus colegios cada día. Lo que era una constatación en forma de atascos en los alrededores de los centros escolares ha tomado forma de estudio, el primero de su clase en Canarias, sobre los hábitos de movilidad de la población escolar. Este viernes se presentó en el marco de la celebración de la Semana Europea de la Movilidad.

La geógrafa y experta en mediación urbana y sociología del espacio, Itahisa Chávez, es la autora del informe en el que se basará el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para cambiar esta tendencia.

La creación de sendas orientadas a caminos escolares seguros, el fomento del transporte público con la aparición de figuras como los acompañantes de escolares desde la parada al colegio, la extensión de zonas de calmado de tráfico o el fomento del uso de la bicicleta son los objetivos que se plantea el Ayuntamiento para cambiar la tendencia.

En estos momentos, más del 56% de los escolares asisten a clase en algún medio de transporte motorizado, mientras que el regreso por las mismas vías se reduce al 53%. De ellos, el coche es la opción principal con el 40% y casi el 34%. Le siguen el transporte escolar, con casi un 10% de ida y algo más de vuelta; el transporte público, con casi un 6% y un 8% respectivamente; la moto, con un 0,4% y un 0,8% de los casos; y el taxi, con menos de un 0,3% y casi un 0,2%.

En cambio, los desplazamientos a pie representan un 43% de los casos en cuanto a la ida, y un 46% en lo referido al regreso; mientras que los que optan por la bici rondan el 0,1%.

La sensación de seguridad, la presión del tráfico, la configuración del barrio, la ubicación de los colegios, la posibilidad de disponer de transporte escolar, los hábitos de los padres y las condiciones sociales son los condicionantes que influyen en la elección de un hábito de transporte u otro, según indicó Chávez.

Esto explica la diversidad de comportamientos en la ciudad por zonas. Así, las áreas de La Isleta y Ciudad Alta son las que congregan un mayor porcentaje de alumnos que van a clase caminando, con un 78% y un 60% respectivamente.

Sin embargo, son los estudiantes de los Riscos y de la zona baja de la ciudad los que más utilizan la guagua, con porcentajes que alcanzan el 13% en el primero de los casos, y el 10% en el segundo.

En cuanto al coche, es el gran dominador de la periferia -con cifras de hasta el 82%- y de la plataforma costera urbana.