La falta de transporte amenaza el reparto de alimentos en Jinámar

07/11/2019

El drama de la distribución de comida por parte de colectivos vecinales continúa en el Cono Sur. La asociación Guaxayra Aguax ha anunciado que si no recibe una ayuda continuada para el traslado de comida, se verá obligada a cerrar este programa asistencial en el mes de febrero.

J. Darriba / lAS pALMAS DE gRAN cANARIA

El goteo de asociaciones que se ven abocadas al cese de reparto de alimentos para los vecinos con mayores necesidades de sus barrios prosigue. Tras el anuncio de la interrupción de esta actividad por parte de la Asociación Vecinal y Solidaria de Arenales (Avesar) y de la asociación de vecinos de la Vega de San José y organización Cono Sur Solidario, ahora llega la voz de alarma desde el barrio de Jinámar. Allí, la asociación Guaxayra Aguax ha anunciado ya que si no se resuelve el problema del transporte, en febrero se tendrá que interrumpir el reparto de comida, del que se benefician en estos momentos un total de 576 familias.

«Aguantamos hasta febrero y si no, cerraremos», comenta con resignación el presidente del colectivo vecinal de Jinámar, Basilio Hernández, «lo único que pedimos es el transporte, porque para nosotros es un montón de dinero».

Calcula que deben unos seiscientos euros a un transportista que les ha venido trayendo los alimentos con los que consiguen resucitar las maltratadas despensas de muchas familias necesitadas del barrio. A esta cifra se sumaba el día que echó el cierre la asociación de vecinos Vega de San José otros cien euros por recibir los productos que recibieron desde ese colectivo, alrededor de 6.000 kilos de alimentos.

El transporte de los productos de primera necesidad se ha venido haciendo con ayudas particulares y, en especial, «con el esfuerzo de muchos vecinos, que tienen un trabajillo y nos dejan algo», expone el representante vecinal.

Sin ayudas. El presidente de la asociación de vecinos Guaxayra Aguax lamentó que los colectivos no tengan ningún tipo de asistencia por parte de las instituciones, a pesar de que las asociaciones de vecinos se han convertido en una pieza fundamental del engranaje de reparto de alimentos a las familias necesitadas, hasta el punto de que muchos de los beneficiarios vienen derivados de las corporaciones municipales.

El reparto de los productos alimenticios reposa en la labor concienzuda de los voluntarios de este tipo de colectivos, pero su fragilidad económica -ya que además de tener pocos ingresos tienen que hacer frente a gastos corrientes- pone en entredicho la posibilidad de seguir dispensando esta asistencia ya que se obliga a las asociaciones a correr con los gatos del traslado desde las naves donde se acumulan los productos hasta los locales de los propios colectivos.

«Desde que está este grupo en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no se han preocupado por nada de esto», prosiguió Basilio Hernández, «no nos han ayudado ni el Cabildo de Gran Canaria ni el Ayuntamiento, al Cabildo le pedimos leche y seguimos esperando».

El representante vecinal detalló que la anterior concejala del distrito Vegueta-Cono Sur-Tafira, Lourdes Armas, «quiso dar unos 5.000 euros para el Cono Sur pero al final ese dinero no llegó».

Sí se ha recibido ayuda del Gobierno de Canarias y del propio Ayuntamiento capitalino cuando era concejala del distrito Chani Ruiz, durante el mandato de Jerónimo Saavedra.

La situación se ha complicado un poco en los últimos meses porque la asociación de vecinos Guaxayra Aguax se ha visto obligada a atender a unas cien familias más. «El reparto de los evangelistas se cerró y nos trasladaron las peticiones de alimento a nosotros», explicó el representante vecinal.

  • 1

    ¿Le parece que el muelle de Sanapú, junto al acuario de Las Palmas de Gran Canaria, es el mejor sitio para instalar un astillero de yates de lujo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados