La Covid-19 ‘congela’ unos 2,5 millones

30/05/2020

El Pleno pasa a situación de no disponible un 0,6% del presupuesto por la reducción de ingresos que supone la supresión de tasas adoptada para paliar la crisis. Los cheques de alimentos se refuerzan con un millón. La oposición pide más ayudas

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria acordó ayer, por la vía de urgencia, declarar en situación de no disponible un total de 2,52 millones de euros. Se trata de un mecanismo contable utilizado para compensar la disminución de ingresos que supondrá la suspensión de diversas tasas, una medida adoptada por el Consistorio para aliviar la crisis económica derivada de la paralización de la actividad productiva que ha generado la pandemia de la Covid-19.

El Ayuntamiento tenía previsto para este año una capacidad de financiación positiva de 385.588 euros en la casilla del saldo no financiero ajustado. Sin embargo, como decidió suspender diversas tasas para ayudar a que empresas y autónomos salieran adelante en medio de esta crisis económica, se va a producir una merma de ingresos estimada en unos 2,2 millones de euros. Para evitar que las cuentas públicas entren en situación de desequilibrio y, por tanto, incumplan el objetivo de estabilidad presupuestaria, se ha decidido congelar una serie de gastos de modo que se garantice el equilibrio presupuestario.

Los 2,5 millones no disponibles proceden del Ayuntamiento (1,65 millones) y del Instituto Municipal de Deportes (0,87 millones). A esta cantidad hay que sumar otros 0,55 millones de euros que el Consistorio tenía en situación de no disponible hasta tanto no se tramite la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de Limpieza y la modificación de la RPT general; así como otros 0,2 millones de la Agencia Local de la Energía, también para su RPT. Quedan, por tanto, en situación de no disponibilidad 3,3 millones de euros.

El coordinador general de Hacienda, Roberto Moreno, explicó que los gastos que se apartan ahora «pueden volver a estar disponibles» y que se escogieron por que tienen un impacto menor, ya que se trata de eventos suspendidos o cuya ejecución puede esperar todavía.

El impacto de la pandemia quedó patente en la sesión plenaria ya que se dio cuenta también de la modificación presupuestaria de un millón de euros para los cheques de alimentos -que han llegado ya a 4.666 familias más otras 983 que pudieron recargar estas tarjetas- y de la suspensión de diversas tasas.

La concejala de Hacienda, Encarna Galván, aseguró que con estas medidas se está ayudando «a las personas que sufren el impacto directo de la crisis».

Sin embargo, la oposición considera que las ayudas han sido insuficientes. El viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, lamentó que se mantenga la tasa de cartelería comercial, la de vallas y andamios, la de zanjas, la de vados y el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, que por si solo generará unos cinco millones de euros. «Con cero ingresos, tiene que haber cero impuestos».

En este sentido se manifestó también el concejal de CC-UxGC, David Suárez, quien dijo que la política municipal «no ayuda realmente a quien genera inversión». Tanto el Partido Popular como Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria pidieron que la suspensión de impuestos se ampliara a 2021, algo a lo que el gobierno no accedió de momento pero que tampoco descarta. Galván dijo que se estudiará la medida en función de la evolución de la situación económica.

Por su parte, la todavía portavoz de Ciudadanos, Beatriz Correas, pidió al grupo de gobierno que tuviera claro las líneas básicas de inversión para que el Ayuntamiento se afiance como un actor básico de la economía y la generación de empleo.