Una sentencia facilita la expropiación de derechos al edificio San Telmo

El Supremo desatasca la solución de la biblioteca

04/01/2018

Una sentencia del Tribunal Supremo impide que el edificio contiguo al San Telmo pueda beneficiarse de la indemnización prevista para salvar la biblioteca del Estado del derribo. La determinación del Alto Tribunal facilita que el Estado pueda retomar la vía de la expropiación de los derechos al limitar el pago del justiprecio a los vecinos del San Telmo.

Una sentencia del Tribunal Supremo, dictada el pasado 20 de diciembre y conocida ayer, ha impedido a la comunidad de propietarios del inmueble colindante al edificio San Telmo incorporarse al incidente de ejecución de sentencia que ordenaba el derribo de la biblioteca pública del Estado. La resolución, cuyo ponente es el magistrado Rafael Fernández Valverde, tiene una consecuencia importante puesto que desatasca el procedimiento de expropiación de los derechos que la justicia reconoció a los vecinos del San Telmo en las sentencias de 2010 y 2014.

Hasta ahora, el procedimiento no había podido avanzar porque no estaba claro el número de personas a las que había que compensar por la expropiación de sus derechos, lo que conlleva una indemnización económica.

Sin embargo, la sentencia del Alto Tribunal, que da la razón al recurso del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y de la Administración General del Estado, limita como sujetos expropiados a los vecinos del edificio San Telmo.

Y ello porque impide ahora que vecinos de un edificio colindante se incorporen al incidente de ejecución de sentencia como titulares de derechos afectados por la construcción de la biblioteca, como había permitido el Tribunal Superior de Justicia de Canarias en 2015.

El Supremo entiende que los recurrentes, que permanecieron inactivos durante todo el procedimiento y solo pidieron su incorporación en la fase de ejecución de la sentencia, no pueden ser considerados «titulares de derecho alguno» que pueda ser expropiado.

«Lo único expuesto por quienes pretendían personarse en el incidente de ejecución de sentencia fue su condición de propietarios de pisos en un edificio colindante a la parcela», recoge la sentencia, «(...) dicho de otra forma, la única razón de afectación de perjuicios -que posibilitaría la legitimación para la personación en el incidente de ejecución de sentencia-, según se expresa, es la pérdida de luces y vistas, la cual es negada por la Sala de instancia en el primero de los autos impugnados, y, además, resultaría contradictoria con lo dispuesto en el artículo 585 del Código Civil, que concreta la distancia exigible a los tres metros».