El coste del desvío del barranco en Vergara ronda los 800.000 euros

16/01/2020

El cambio de canalización en Guanarteme, que posibilita la construcción de un edificio de once plantas con 119 viviendas, salió a licitación por 889.498,93 euros. La ejecución de las obras recibió la autorización del Consejo Insular de Aguas el 31 de agosto del año 2017

La operación de encauzamiento del barranco de La Ballena y desvío de su recorrido, una operación que se consideraba determinante para impulsar la renovación urbana de un solar clave en Guanarteme -enmarcado en las calles Castillejos, Vergara, El Salvador y Almansa-, fue licitado con un presupuesto de 889.498,93 euros, según consta en una resolución firmada por el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste, el pasado mes de junio.

La ejecución de esta obra le correspondía al Consistorio capitalino, pero ante la inactividad municipal, los promotores de la actuación de dotación 09 -que prevé la construcción de un edificio de once plantas a cambio de la cesión de casi 900 metros cuadrados para espacios libres- decidieron emprender la obra.

Así consta en una carta remitida al servicio de Urbanismo por parte de Almacenes Guanarteme, propietaria de la finca. «Esta parte viene ejecutando por cuenta ajena la canalización del nuevo cauce público que se incluye dentro de la actuación de dotación AD-09 (...), la cual le correspondía ejecutar al Ayuntamiento, pero en virtud del compromiso entre las partes, esta aparte asumió adelantar las mismas a la espera de dotación presupuestaria de este Ayuntamiento para su reintegro», recogía el escrito.

El concejal de Urbanismo aseguraba este lunes que desconocía la cantidad que costó la obra y si finalmente se tendría que abonar este dinero a la empresa, pero aseguró que en todo caso sería más barato que si la hubiese ejecutado el Ayuntamiento capitalino porque los precios de las obras públicas suelen ser más caros que los del mercado privado.

Sin embargo, el viceportavoz del Partido Popular, Ángel Sabroso, aseguró que estas declaraciones «demuestran que habla sin conocer los asuntos que trata». El edil dijo desconocer «si se ha hablado con los vecinos afectados, pero nos tememos que no será un proceso pacífico, a juzgar por la lectura del expediente administrativo y de las alegaciones presentadas».

Cambio de cauce

Las obras de desplazamiento del cauce del barranco se iniciaron este verano y fueron noticia porque generaron entre los vecinos de Guanarteme una fuerte preocupación, en especial entre los residentes de las calles de Almansa, Castillejos y El Salvador.

Se trata de mover unos quince metros hacia el norte el cauce del barranco mediante la instalación de una infraestructura hídrica con un recorrido más recto que el actual. Para ello, se ha venido trabajando en la calle Vergara, donde a unos cinco metros de profundidad, se ha instalado una tubería de treinta centímetros de grosor, cuatro metros de alto y dos metros y medio de ancho.

Lo que se persigue con esta operación -que está incluida en el Plan General de Ordenación desde el año 2000 y que fue una de las peticiones de los vecinos de Guanarteme en el presupuesto participativo- es mejorar la capacidad de evacuación de las aguas ya que en estos momentos el canal operativo solo tiene dos metros y medio de ancho por dos metros y medio de alto.

Esto se consigue no solo con el aumento de la capacidad del encauzamiento, sino también con la eliminación del trazado natural en zigzag. Según los expertos, el recorrido serpenteante es lo que dificulta la evacuación de las escorrentías que vienen por el barranco cuando hay lluvias intensas.