El Ayuntamiento dice que no hay que generar alarma por el picudo

30/11/2018

La concejala de Fomento, Inmaculada Medina, aseguró que la captura de un picudo rojo en la zona de El Lasso no puede activar las alarmas porque se trata de un solo ejemplar

La concejala de Fomento y Servicios Públicos del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Inmaculada Medina, lanzó ayer un mensaje de tranquilidad respecto a la aparición y captura de un ejemplar de picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) en el centro de compostaje de El Lasso. «No hay que generar alarmas porque se está trabajando en los mecanismos de revisión de las palmeras», explicó.

La edil insistió en que solo ha aparecido un ejemplar de este insecto que empezó a matar palmeras canarias en 2005 y que había desaparecido aparentemente de las Islas en 2013. Tanto es así que el Gobierno de Canarias decretó hace dos años que las islas estaban libres de la plaga.

«En mes y medio solo ha habido un picudo», explicó Medina, «se ha ido revisando las palmeras y no ha aparecido en ninguna más».

El problema es que al caer en la trampa del centro de compostaje en estos momentos resulta complicado saber cuál es el origen de este parásito. La incertidumbre se agudiza porque al dispositivo de El Lasso no se lleva, como norma general, ninguna hoja de palmeras. Las palmas suelen ser depositadas en el vertedero de Salto del Negro y allí, donde también hay trampas para los picudos, no se ha producido ninguna captura hasta el momento.

La concejala recordó que la gestión de esta plaga corresponde al Gobierno de Canarias y que «ellos son los que ponen en marcha el protocolo». Dentro de este paquete de medidas, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha realizado «revisiones exhaustivas» de sus plantas desde que apareció el picudo rojo de El Lasso.

«Lo importante es evitar el peligro, es lo que hacemos desde el Ayuntamiento», añadió Medina.

En ocasiones, el Consistorio se ha visto obligado a talar palmeras afectadas por el picudo rojo para evitar que acabaran desplomándose sin control.

En general, los daños que ocasiona el picudo rojo sobre las palmeras son detectables cuando ya está comprometida la supervivencia de la planta. En Gran Canaria se eliminaron 199 palmeras infestadas.