El picudo rojo reaparece en El Lasso

29/11/2018

Un picudo rojo fue atrapado hace un mes en El Lasso. Reaparece dos años después de declarar que Canarias se libró de la plaga de la palmera

El pasado 17 de octubre saltaron las alarmas. Un picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) caía en una de las trampas que el Gobierno de Canarias mantiene en el centro de compostaje que el Ayuntamiento tiene en El Lasso. A este centro van todos los restos vegetales de la ciudad para ser convertidos en compost, con excepción de las podas de la palmera, que son llevadas al vertedero.

En todo caso, errores en la separación de las podas pueden generar que, de vez en cuando, lleguen palmas al centro de El Lasso, de ahí que en estos momentos se desconozca la procedencia de este ejemplar de una de las plagas que acabó con la vida de al menos 1.323 palmeras canarias en seis años.

La reaparición del picudo rojo mantiene desconcertados a los expertos en estas plantas ya que en 2016 el Gobierno de Canarias declaró a las islas como una zona libre de la plaga.

Desde la Consejería de Agricultura del Gobierno canario se aseguró ayer que se trataba de un ejemplar «pequeño y muy debilitado».

En todo caso, la presencia de un picudo hace sospechar que puede haber otros en algún o algunos puntos de la ciudad que no han sido detectado todavía.

El Gobierno de Canarias ha decidido reactivar el plan de erradicación que se puso en marcha en el episodio anterior. «Desde un primer momento se ha seguido la fórmula ya empleada, que consiste en la coordinación con todos los agentes implicados; es por ello que se han mantenido reuniones con los técnicos del Cabildo de Gran Canaria y del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria», explicaron fuentes de la dirección general de Agricultura a través de una respuesta escrita, «no se ha encontrado ningún otro ejemplar, y se mantiene la alerta y la red de trampas, como hasta la fecha». En el caso de la capital grancanaria, hay tres trampas para la captura del picudo rojo: una en las inmediaciones del centro del compostaje, otra en la zona de La Isleta y una tercera en el vertedero de Salto del Negro. Estas trampas se revisan cada quince días, según los protocolos que se aplican.

Tras la captura se hizo una revisión de las palmeras situadas en un kilómetro a la redonda de El Lasso y en ninguna de ellas se detectó la presencia de otros picudos rojos.