El Ayuntamiento cierra 2018 con 30 millones sin pagar

27/07/2018

El pacto prevé acabar 2018 con 30,1 millones de euros en operaciones pendientes de aplicar al presupuesto. Ahora hay 60 millones en la cuenta 413 y hoy se aprueba el pago de 26,4 millones de ese montante.

El Plan Económico Financiero que este viernes aprueba el pleno como consecuencia del incumplimiento de la regla de gasto prevé un escenario de cierre presupuestario en este año con 30,1 millones de euros en la cuenta 413, la partida en la que se meten todas las operaciones pendientes de aplicar al presupuesto. A esta cantidad se llega después de que durante este año se paguen 29,91 millones de euros -este viernes se aprueba el reconocimiento de 26,4 millones de euros por sentencias de personal y expropiaciones urbanísticas, entre otras facturas-, ya que el 2017 se cerró con un importe de 60 millones de euros en la cuenta 413.

El Plan fue defendido en la jornada del jueves por el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, quien explicó que la ruptura del techo de gasto fue «consciente para hacer dos cosas: pagar las deudas del pasado y tener 40 millones de euros más en el presupuesto siguiente». El regidor defendió que la situación financiera del Ayuntamiento «es excelente» y restó importancia al hecho de que haya rendir cuentas periódicamente al Ministerio de Hacienda. El primer edil aseguró que la superación del límite de gasto en 31,18 millones no tendrá consecuencias prácticas.

Sin embargo, desde el Partido Popular no se opina así. Su portavoz, Ángel Sabroso, dijo que el Plan Económico Financiero cierra la puerta a una posible bajada de impuestos en los dos próximos años. «El plan consagra el aumento de la presión fiscal que el tripartito aplicó a la ciudad, con la subida del 10% en el catastro de 2016; con la creación de la tasa por derecho a examen; la recuperación de la tasa por apertura de negocio, la tasa por ocupación de suelo para actividades o la tasa aplicada a mesas y sillas». Sabroso prometió la bajada de impuestos «si gobierna el PP».

En esta línea se manifestó también la edil de Unidos por Gran Canaria, Ángeles Batista. «Hidalgo demuestra que no solo lleva a Las Palmas de Gran Canaria al límite sino que ademas no podrá rebajar los impuestos a los ciudadanos», expuso en una nota, en la que lamentó el control que Madrid tendrá sobre las cuentas municipales.

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Beatriz Correas, criticó las prisas por aprobar ahora el plan, «cuando el incumplimiento se sabía desde mayo» y lamentó que «da la sensación de que se ha hecho a posta para bajar el techo de gasto».