Decenas de palomas aparecen muertas

19/01/2019

Las aves fueron descubiertas en el entorno del Mercado Central, donde había un gran puñado de lentejas. Cada año se producen dos casos de envenenamiento masivo de colúmbidos en la ciudad.

Varios ejemplares de palomas y tórtolas aparecieron muertos ayer a primera hora en el entorno del Mercado Central, donde también se pudo constatar la existencia de una gran cantidad de granos, similares a las lentejas, que se sospecha que hayan sido envenenados para acabar con la vida de estos animales.

Fuentes del servicio de Salud Pública del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria explicaron que este tipo de envenenamientos de colúmbidos (palomas y tórtolas) no son habituales pero ocurren con cierta frecuencia. De hecho, explicaron que cada año se producen entre dos y tres casos similares en el término municipal capitalino.

El Consistorio capitalino no tiene constancia, en este caso, de que se haya producido un envenenamiento de las aves. También reconoció que en los últimos años no se ha identificado a nadie por hechos similares al que se produjo ayer en los alrededores de la zona comercial de Mesa y López.

Las personas que cometen este tipo de actos pueden acabar imputados por la comisión de un delito de maltrato animal, que está penado con una multa que oscila entre los 1.500 y los 15.000 euros.

También se aclaró que los trabajadores de Salud Pública municipal jamás emplean veneno en sus controles de la población de palomas. Lo que suele hacerse es capturar estas aves con distintos procedimientos, desde un cañón que lanza una red y atrapa a muchos ejemplares de golpe, o a sistemas de captura en jaulas, como ocurre por ejemplo en el parque de Juan Pablo II, en el barrio de Siete Palmas.

Cada año, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria retira alrededor de 10.000 palomas de las calles de la ciudad «por razones sanitarias, económicas y de convivencia humana». Solo en el caso de que las palomas estén anilladas, los trabajadores de Salud Pública lo devuelven a la sociedad colombófila en la que están registradas.

Control veterinario

Una vez capturadas, las aves son sometidas a un control veterinario para conocer el estado de salud. Desde el Ayuntamiento se informa que la mayoría de los ejemplares capturados suelen estar enfermos por lo que finalmente son sacrificados.

Gracias a este tipo de controles, la población de palomas y tórtolas se mantiene estable en torno a las 20.000, aunque este número es una estimación que se hace grosso modo.

Aunque todos los añoss se acometen campañas de captura de palomas y tórtolas en la capital grancanaria, las poblaciones de estos colúmbidos se mantienen estables en el tiempo debido al rápido nivel reproductivo que presentan. Hay que tener en cuenta que las palomas suelen tener entre dos y cuatro crías cada año, mientras que las tórtolas llegan a poner cinco nidadas al año, con un promedio de cuatro huevos. Las tórtolas son especialmente precoces en ser independientes porque abandonan el nido a los diez días de vida.

  • 1

    ¿Cree que fue acertada la celebración de las campanadas en los locales de Vegueta?


    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados