Almatriche regresa al olvido municipal

29/06/2020

Un año después de la última batida de Limpieza, los vecinos de la parte norte del barrio vuelven a denunciar la falta de atención por parte de los servicios públicos. «La última vez que vinieron a limpiar fue en agosto del año pasado, mientras denunciábamos nuestra situación al Diputado del Común», detallan

En la zona de Almatriche que comienza en la antigua promoción inmobiliaria de Royal Urbis y alcanza hasta la rotonda donde empieza la urbanización Siete Palmas, la nueva normalidad es igual que la realidad preCovid-19. Como antes, ahora no se limpia, no se cortan los matos, las arquetas siguen sin tapas de seguridad y los contadores de luz son fumaderos y lugar de menudeo de droga.

«La avenida de conexión a Siete Palmas está intransitable, a pesar de que muchos peatones la utilizan para ir a los centros comerciales», expone Daniel López, presidente de la comunidad de propietarios del edificio Bellavista.

Todo sigue igual a como se quedó en verano. Para ellos el tiempo se paró antes que para el resto de la ciudad, en concreto en agosto de 2019. En ese mes, hace ya casi un año, justo el mismo día en que los vecinos se entrevistaban con el Diputado del Común, Rafael Yanes, para denunciar su situación, «los servicios del Ayuntamiento se encargaron de cortar todos los matojos que había en nuestras calles».

López prosigue: «Desde entonces, casi un año después, no ha ido nadie a realizar un mantenimiento de las aceras, que están plagadas de malas hierbas, colas de gato y otro tipo de vegetación».

Entienden estos vecinos que la situación se agravó durante la pandemia de la Covid-19. «Durante el periodo de desconfinamiento nos encontramos con muchísima más gente que antes que viene hasta las parcelas a hacer deporte», prosigue el representante vecinal, «hay un montón de niños que juegan y corren en unos terrenos que no tienen seguridad alguna y en los que hay arquetas de agua sin tapas, cristales de botellas y una gran proliferación de escombros y basuras». El panorama se completa con unos cuartos de luz abandonados que amparan prácticas poco saludables.

«Queremos que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria sea consciente de estos hechos», denuncia Daniel López, «si mañana hay un accidente, no habrá remedio, pese a que se sabe que todo esto está sucediendo».

Requerimiento oficial

La investigación de oficio que emprendió el Diputado del Común culminó con un requerimiento al Consistorio capitalino para que resolviera todas las deficiencias que han sido denunciadas por los vecinos en el entorno de la calle Juan Hidalgo.

En concreto, Rafael Yanes solicitó «que se incoe expediente administrativo para incorporar la calle Juan Hidalgo al inventario municipal de bienes; que se requiera a la propiedad del estanque situado en la zona para su vallado; y que realicen los informes oportunos para la correcta prestación de los servicios de alumbrado público, alcantarillado, recogida de residuos, limpieza de viarios de dominio público, abastecimiento de agua, alcantarillado y acceso pavimentado».

La urbanización formaba parte de un proyecto de Royal Urbis que no se pudo terminar por un largo proceso judicial y la quiebra de la inmobiliaria. Ahora esta zona pertenece a una entidad bancaria y aún no ha sido recepcionada por la ciudad.

A fines del año pasado, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria cerraba la posibilidad a completar este sector urbanístico y determinaba que «no se ha observado falta de prestación de los servicios de alumbrado público, recogida de residuos, limpieza del viario de dominio público, abastecimiento de agua, alcantarillado y acceso pavimentado en términos equivalentes a los del resto del municipio».

Ante este posicionamiento, los residentes de los tres edificios que fueron construidos en esta parte de Almatriche han reclamado al Consistorio capitalino que «reclamen responsabilidades a los dueños de las parcelas para su mantenimiento y por nuestra seguridad, o bien aprovechen los solares para la construcción de una zona de esparcimiento para los residentes de esta parte de la ciudad, con un parque, huertos urbanos y parque para perros».