Tribunales

El exjefe de Costas procesado por Tauro dice ser víctima de «una encerrona»

16/05/2019

El exjefe de la Demarcación de Costas de Canarias procesado por autorizar ilegalmente una playa artificial en Tauro (Gran Canaria) ha asegurado ante la Audiencia Provincial de Las Palmas que veló «por el interés público» y que es víctima «de una encerrona».

ETIQUETAS:

El exjefe de la Demarcación de Costas de Canarias, José María Hernández de León, acusado de haber autorizado de forma ilegal la playa artificial de Tauro en beneficio del grupo Anfi, declaró ayer ante la Audiencia Provincial de Las Palmas que solo veló «por el interés público al conceder la licencia». Añadió que fue «víctima de una encerrona» urdida por su técnico Ignacio López-San Vicente, la subdirectora general de Dominio Público Marítimo-Terrestre, Josefa Solernou y otros funcionarios de su departamento, ante la incredulidad del fiscal Javier Ródenas, que insistió en acreditar el proceder ilegal de Hernández de León a la hora de la concesión de la licencia de obras de la playa.

En esta primera jornada en la que la Fiscalía de Medio Ambiente pide para él tres años y medio de cárcel por prevaricación y falsedad, José María Hernández de León dijo haber actuado siempre «dentro de la legalidad», a pesar de que Javier Ródenas insistió en demostrar que autorizó en febrero de 2016 las obras de la playa artificial sin que se cumplieran varios requisitos fundamentales como la cesión por parte de la concesionaria de 3.811 metros cuadrados de terreno y la firma de un acta de replanteo del proyecto que no llegó a rubricar nunca Ignacio López-San Vicente, que fue quien puso en conocimiento de sus superiores estas presuntas irregularidades.

El fiscal interrogó de forma intensa a José María Hernández de León insistiendo en puntos importantes para esta parte como el hecho que el plano de la zona que se empleó en un borrador de acta que se usó para autorizar el inicio de las obras, era distinto al que se había presentado en un primer momento: «Firmamos el acta y las correcciones que me dijo el técnico las subsanamos por la tarde, aunque muchas de ellas no tenían cabida. Es cierto que había una pequeña invasión en el terreno por parte de una propiedad pero también lo es que la obra se finalizó sin tener que demoler nada», aseveró el exjefe de Costas, afirmación que fue negada por el propio constructor Santiago Santana Cazorla que afirmó en su declaración que la obra aún no se ha podido terminar en su totalidad.

Insistió el fiscal en que el grupo Anfi, que tenía la obligación de ceder el terreno, dio unos solares distintos a los ofrecidos después de haberse iniciado las obras ante la complicidad de Hernández de León.

El exjefe de Costas procesado por Tauro dice ser víctima de «una encerrona»
«A pesar de las irregularidades, el jefe de Costas autorizó el inicio de las obras»

El ingeniero de caminos de la Demarcación de Costas y denunciante de este caso, Ignacio López-San Vicente –en la foto inferior–, sostuvo en la vista que se negó «a firmar el acta de replanteo de las obras por existir reparos en el proyecto», manifestó. «Había un mojón dentro del patio de un inmueble, problemas de saneamiento... numerosas irregularidades de las que advertí al jefe de Costas y que hizo caso omiso y por eso me negué a firmar el acta cuando fuimos convocados», declaró. Sostuvo que, a pesar de que advirtió de las irregularidades, el jefe de Costas «autorizó verbalmente el inicio de las obras». «Mi jefe –en referencia al acusado– y Santana Cazorla me dijeron en tono áspero que qué motivos tenía yo para no firmar, que ya estaba bien de ser siempre el mismo que obstaculizaba los proyectos y que todo era por la mala relación que tenía con mi superior. Aquello no había manera de hacerlo y por eso me negué a ser cómplice de esa irregularidad y, a pesar de todo, mi jefe les dio la autorización para la obra».