El ADN solo permite identificar a 7 de los 14 republicanos del pozo de Tenoya

09/02/2019

El Laboratorio de Genética Forense agota las muestras existentes de familiares de desaparecidos en la isla sin poner nombre a 7 asesinados. De 38 hombres exhumados de dos pozos de Arucas solo hay 14 identificados. De los recuperados en Tenoya, 6 desaparecieron entre el 17 y el 19 de marzo de 1937

Agotado el banco de muestras de ADN de los familiares de desaparecidos durante la represión franquista de que dispone, el Laboratorio de Genética Forense del Instituto de Medicina Legal de Las Palmas solo ha identificado a 7 de los 14 hombres con una bala en el cráneo cuyos restos óseos fueron recuperados del pozo de Tenoya.

El laboratorio que dirige José Pestano ha comparado y recomparado el ADN extraído a esos 14 hombres con las 150 muestras entregadas hasta la fecha por familiares de primer y de segundo grado de republicanos asesinados en la isla por falangistas sin encontrar la identidad de siete de esas personas.

«Hay que hacer un nuevo llamamiento a los familiares directos» de las víctimas de la represión franquista en Gran Canaria para completar el actual banco de muestras de ADN, señala Pestano. Al respecto, explica que la muestra más completa de la lista de desaparecidos de cada municipio es la de Agaete. Le siguen las de Gáldar y Arucas y solo son testimoniales las de represaliados de Telde y de Las Palmas de Gran Canaria.

La demanda del genetista tiene antecedentes. De los restos de 24 personas exhumados hace algunos años del pozo de Las Brujas, también en Arucas, el laboratorio solo ha identificado a siete republicanos desaparecidos. Y de la posible identidad de los cinco cuerpos recuperados de la Sima de Jinámar y conservados en el Museo Canario tampoco ha averiguado más.

Completada en septiembre de 2017 la exhumación de los más de 500 restos óseos recuperados en el pozo de Tenoya, cuya excavación comenzó en el año 2013, el Laboratorio de Genética Forense logró extraer ADN de suficiente calidad de huesos que llevaban 80 años sumergidos, rodeados de barro y en contacto con metales, aguas residuales y otros materiales contaminantes. Con cierta dosis de suerte, en las pruebas iniciales, hace un año, identificó a dos vecinos de Las Chorreras, José Sosa Déniz y Domingo Gómez Vega, un jornalero y un hojalatero y tesorero del Círculo del PSOE, respectivamente, detenidos la noche del 18 al 19 de marzo de 1937. El primero es el padre y el tío de Pino y Balbina Sosa, presidenta y vicepresidenta de la Asociación de Memoria Histórica de Arucas.

Seis de los siete identificados en Tenoya desaparecieron entre los días 17, 18 y 19 de marzo de 1937, cuando la represión franquista sacó de sus casas, a punta de pistola, a entre 60 y 67 hombres de Arucas para matarlos.

A Pedro Roque Alemán, albañil de 47 años y vecino de La Goleta, y a Juan Torres Montesdeoca, obrero agrícola de 46, los detuvieron el 18 de marzo. Un día antes se llevaron a Lorenzo Santana Medina, albañil de 42 años con pasado como concejal. Y un día después desapareció Francisco Santana González, presidente de sociedad de 27 años de edad. El séptimo identificado es Miguel Sánchez Santana, portero del Matadero Municipal que había desaparecido desde el 19 de julio de 1936, el día después de que estallara la Guerra Civil.