Dunas en estado embrionario

19/11/2018

El proyecto Masdunas impulsado desde el Cabildo de Gran Canaria, logra la formación de nuevas dunas en Maspalomas a través de la instalación de dos tipos diferentes de captadores de arena

Ver sobre el terreno cómo nace una duna desde el primer grano de arena, ya es posible. La puesta en marcha del proyecto Masdunas, promovido por el Cabildo de Gran Canaria, esta revolucionando al mundo científico por la singularidad de un trabajo experimental, que se ejecuta como resultado de los estudios realizados por varias universidades, entre ellas la de Las Palmas de Gran Canaria, durante más de dos décadas, con objeto de frenar la pérdida de arena y salvar las Dunas.

La experiencia es única. Expertos de tres países ya han puesto su mirada en la misma. Así lo señala el director de la Reserva Natural Especial Dunas de Maspalomas, el biólogo Miguel Ángel Peña, al explicar cómo funcionan los captadores de arena, unas rejillas de madera que en pocos días van formando una pequeña montaña, el germen de una nueva duna.

«Estas estructuras costó encontrarlas, porque la mayoría vienen amarradas con alambre, pero estas son con fibras, para cuando se vayan llenando de arena no se quede enterrado el metal y tengamos problemas con el uso público», afirma Peña. En cuanto a su funcionamiento, el viento transporta la arena depositada sobre la franja costera tras ser extraída de la Punta de la Bajeta, y el captador, de forma circular o lineal, frena su velocidad, haciendo que el sedimento se precipite y acumule.

«Se instalan dos captadores y entre ellos dos plantas de balancones; de hecho si dejamos las plantas solas es tanta la arena que se acopia que las ahogaría», destaca, asegurando que con esta labor se está remando a favor de la naturaleza, «estamos reproduciendo lo que hace la naturaleza, copiando», apunta.

Dunas en estado embrionario

El objetivo es volver a acercar el perfil del campo de dunas a la orilla, ya que hace décadas estaba a setenta metros y ahora está a más de doscientos. En cualquier caso, todos los movimientos están constantemente monitorizados por tres equipos científicos, uno marino y dos terrestres, para ir reajustando y potenciando las actuaciones con la información que ofrece la naturaleza, que es la que marca el camino el camino a seguir.

Los factores de erosión más importantes en el sistema dunar son los temporales y las alteraciones climáticas, incluido el cambio climático.

«Hace cuarenta años que las dunas están perdiendo arena y el Cabildo intenta remediarlo cogiendo arena donde se pierde y poniéndola en el punto de entrada», sintetizó Miguel Peña, quien apuntó que los movimientos naturales han sido estudiados los últimos veinte años y el resultado se ha usado para alumbrar este proyecto que dará lugar a un protocolo de actuación.

Dunas en estado embrionario

Los captadores, que es donde se gesta la duna embrionaria, están distribuidos en toda la zona de entrada de arena al sistema dunar, la que más se ha visto afectada por la pérdida de sedimento en las últimas décadas.

Protección. Las dunas son Reserva Natural Especial desde 1994, y un emblema turístico por su vinculación a las playas del Inglés y de Maspalomas. Desde hace dos décadas un equipo multidisciplinar vinculado al Grupo de Geografía Física y Medio Ambiente de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha desarrollado estudios centrados en las transformaciones experimentadas por este espacio. Uno de esos trabajos reveló que las dunas pierden unos 98.000 metros cúbicos de arena al año y que su volumen total asciende a 14.121.742 metros cúbicos. El proyecto Masdunas pretende reponer 60.000 metros cúbicos.

  • 1

    ¿Le parece suficiente el millón de euros aprobado por el Consejo de Ministros para ayudar a las zonas afectadas por los incendios del verano en Gran Canaria?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados