El proyecto apuesta por un cambio de cara para esta zona litoral del barrio de El Charco

Horno de cal con restaurante incluido

03/08/2017

El Charco tendrá un nuevo espacio para el ocio y la vida cultural: el centro de interpretación de los hornos de cal, cuyo edificio tendrá además un restaurante. El proyecto, que incluye la rehabilitación de las antiguas estructurales industriales, dará vida a esta abandonada zona del barrio capitalino.

ETIQUETAS:

La zona de los antiguos hornos de cal del frente marítimo de El Charco cambiará de cara para transformarse en un espacio de ocio y esparcimiento ciudadano, así como revulsivo para la vida cultural de un barrio históricamente olvidado. El Ayuntamiento de Puerto del Rosario, propietario del suelo, trabaja ya en un proyecto para ejecutar un centro de interpretación no solo de este sino de los cerca de 400 hornos de cal existentes a lo largo y ancho de la geografía majorera.

El proyecto tendrá dos fases. En la primera se ejecutarán al mismo tiempo las obras de rehabilitación del conocido como horno de los Berrieles y la construcción a su lado del edificio que albergará el centro de interpretación y «un espacio que permita albergar una actividad de restauración, lo que aportará una mayor viabilidad económica y funcional al centro», según señalan desde el Ayuntamiento.

El nuevo edificio se levantará junto al horno de los Berrieles, pero «sin tocarlo, separado mediante una pérgola y un entrevigado de madera que a la vez sirva de vínculo de unión». Esta operación «logrará que ambos edificios estén juntos sin apenas tocarse, sin molestarse». El objetivo es «que dos edificios de épocas diferentes y que hablan de la historia del lugar, cada uno con su propio lenguaje, cohabiten en armonía y mirando al mar», añaden desde el Consistorio.

El centro de interpretación contará con una zona exterior abierta a la ciudad con murales y paneles explicativos permanentes en torno a la historia de la cal en la Isla. Además, las nuevas instalaciones dispondrán también de «un espacio más protegido, aunque igualmente abierto y con continuidad hacía el exterior, dedicado a sala multiusos para dar cobertura a exposiciones temporales y que se podrá utilizar como aula-taller».

En una segunda fase del proyecto se procederá a la rehabilitación de los otros dos hornos de cal próximos, así como al acondicionamiento de todo su entorno.

Pasado industrial

El proyecto servirá para dar cumplimiento a dos objetivos: por un lado, rescatar la memoria en torno a un pasado industrial relacionado con los hornos de cal; y, por otro, acondicionar para el uso ciudadano esta parte del frente marítimo de El Charco, en estado de abandono durante las últimas décadas. El proyecto se ejecutará en su totalidad con los fondos de desarrollo Fdcan. La rehabilitación del horno de los Berrieles tendrá un presupuesto de 387.859,06 euros, mientras que el edificio del centro de interpretación costará 392.536,72 euros.