En Marcha denuncia parálisis en la reforma del hotel Oliva Beach

18/12/2019

La Abogacía del Estado condiciona las obras a la aclaración sobre la situación jurídica de los veinte apartamentos vendidos hace más de 30 años cercanos al establecimiento.

ETIQUETAS:

El portavoz de En Marcha en el Ayuntamiento de La Oliva, Pedro Amador, denuncia la falta de avance en la situación del expediente de solicitud de reforma del hotel Oliva Beach, que estos días se cumple el segundo año de acumulaciones de retrasos. Por eso, ha presentado una queja al Defensor del Pueblo denunciando la parálisis del Ministerio de Transición Ecológica, que no ha dado respuesta a la solicitud.

En Marcha aclara que quienes han pedido la autorización de las obras del Riu Oliva Beach «no se hayan dirigido en el último año al Ministerio para la Transición Ecológica para solicitar información sobre el estado de tramitación del procedimiento y sobre los motivos de la demora en resolverlo». De ahí que no ha sido posible que la administración se pronuncie sobre la cuestión, ni expresa ni tácitamente.

Mientras el Ministerio no haya resuelto de manera expresa esta autorización o se produzcan retrasos injustificados en resolverlo, «resultaría anticipada la intervención del Defensor del Pueblo», contesta a En Marcha el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández.

Esta misma institución apunta una sugerencia, de la que se hace eco En Marcha. «Quienes promueven el procedimiento de autorización se dirijan previamente a la Demarcación de Costas de Canarias, donde les podrán proporcionar información sobre el estado de tramitación del procedimiento, de los motivos de la demora en dictar resolución y de la fecha prevista para resolver. Si transcurrido un plazo razonable no se recibiera respuesta o se considerara insuficiente e irregular o ilegal, podría comunicarse esta circunstancia a esta institución para un nuevo estudio del asunto»., concluye el Defensor del Pueblo.

En estos días también se ha conocido un informe de la Abogacía del Estado sobre la solicitud de reforma del Oliva Beach, en el que se condiciona su prosperidad a la aclaración sobre la situación de veinte apartamentos que fueron vendidos por Geafond (empresa propietaria del hotel Oliva Beach) a unos terceros antes de la Ley de Costas de 1988, es decir hace más de 30 años, según detalla el concejal Pedro Amador.