El muelle de Lobos, un peligro para los turistas de water taxis

20/08/2018

Las nueve empresas que operan en el islote advierten de que, si son «obligadas a trabajar en condiciones de riesgo», el Consistorio de La Oliva será «único responsable» de posibles accidentes

Tras la polémica generada en torno a su actividad, las nueve empresas de water taxis que operan en el islote de Lobos han emitido un comunicado en el que defienden «la absoluta legalidad» del servicio que prestan y, además, garantizan que son «los primeros interesados» en desarrollarlo «con la máxima seguridad posible». Es por ello que solicitan a todas las administraciones implicadas «una reunión urgente para pactar y poner en marcha cuanto antes todas las medidas necesarias para dar solución a la problemática generada en los últimos días con la intervención unilateral del Ayuntamiento de La Oliva».

«Por nuestra profesionalidad, por nuestros clientes y por nuestro compromiso con un servicio turístico de calidad, somos los primeros interesados en resolver el problema», ha resaltado el portavoz del colectivo del water taxi, Alien Alonso Gil. Las empresas de water taxis recuerdan que ya en 2017 se pactaron, en una mesa en que estaban sentadas todas las administraciones competentes, «unas normas claras para garantizar la seguridad del servicio y el desembarco en la zona del Puertito con total garantía para los usuarios». Sin embargo, «si esas normas no parecen ahora suficientes, estamos totalmente abiertos a revisarlas y mejorarlas», añade Alonso.

Los representantes de estas empresas consideran que la opción de realizar el desembarco y recogida de visitantes en el muelle grande del islote «carece en la actualidad de las mínimas garantías de seguridad». Para el colectivo, esta «medida unilateral» propuesta por el Ayuntamiento de La Oliva es «muy peligrosa», ya que el muelle exterior «no reúne las condiciones para operar desde pequeñas embarcaciones por su antigüedad y falta de mantenimiento». En este sentido, «como profesionales, no podemos poner en riesgo la seguridad de nuestros clientes y cualquier accidente sería responsabilidad única del Ayuntamiento si al final nos obliga a trabajar en condiciones de riesgo», añade el portavoz de los water taxis.

«Para debatir soluciones, solicitamos a las administraciones implicadas una reunión urgente que busque compatibilizar la seguridad del transporte a Lobos con la supervivencia de los 56 puestos de trabajo directos que defendemos con absoluta profesionalidad», añade Alonso.

Sin balizamiento en el Puertito

El Plan Rector de Uso y Gestión de Isla de Lobos recoge «que los únicos dos sitios del islote donde se puede acceder para descargar personas y mercancías son el muelle exterior y el espigón del refugio natural denominado el Puertito», según explican desde los water taxis. Y recuerdan que la Ley de Puertos establece que en la zona destinada a atraque de barcos o zonas de carga y descarga de mercancías y personas «está terminantemente prohibido el baño». En base a ello, las empresas de water taxi llevan tiempo solicitando a las administraciones competentes «el balizamiento del área para delimitar por donde circulan los barcos y por donde se pueden bañar los visitantes sin peligro». Recuerdan que la solución de balizar «ya se ha adoptado en la playa del Waikiki en Corralejo». El sector de los water taxis también propone «poner un coordinador de tierra que organice el pasaje y dé paso en orden a las entradas y recogidas de usuarios del servicio».

Pantalán de desembarco

Los water taxis demandan una barrera de balizamiento en el Puertito en pro de dotar de mayor seguridad al baño en la zona. Pero, además, el colectivo pone sobre la mesa una segunda opción para el desembarco seguro: «La posibilidad de instalar un pantalán flotante para la descarga de personas en el muelle exterior de Isla de Lobos». De este modo, «se garantizaría la seguridad y un servicio de calidad». Las empresas aseguran que incluso estarían «dispuestas a costear dicha inversión si se facilitaran los tramites administrativos».