Toqueteaba a niños y niñas en las clases y en los campamentos

52 años de cárcel por abusos al director de la batucada

24/11/2017

El director de la batucada Bessay de Puerto del Rosario, Eduardo Paz Alcalde, de 49 años, ha sido condenado a 51 años y 14 meses de cárcel, por abusar de forma continuada de nueve niños y producir y exhibir material pornográfico.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas notificó ayer la sentencia que condena al promotor cultural infantil Eduardo Paz Alcalde, de 49 años en la actualidad, a un total de 51 años y 14 meses de cárcel –una condena de 11 años, otra de 10, siete de cuatro años, una de dos años y seis meses y otra de ocho meses– como autor de ocho delitos de abusos sexuales continuados sobre menor de 13 años, otro de abuso sexual puntual sobre menor de 13 años, un delito de producción de material pornográfico relativo a menores de edad y un último delito de exhibición de material pornográfico a menores.

Además de la condena penal, la sentencia impone a Paz Alcalde la obligación de indemnizar a los 11 menores que fueron víctimas de sus abusos con un total de 43.00 euros, si bien declara al imputado parcialmente solvente.

La sentencia detalla que los abusos se produjeron entre 2013 y 2014. En esas fechas, Paz era fundador, gestor y director de la batucada infantil y asociación cultural Bessay, integrada por niños de entre siete y 14 años, que ensayaban en el local social de la organización en la calle Andalucía de Puerto del Rosario. Durante los veranos de los dos años, se iban de acampada con el acusado, o bien a una finca de su propiedad en el barrio capitalino de La Asomada o a Morro Jable.

«En todas las acampadas»; detalla el fallo dictado por el magistrado Javier García Sotoca, «se encontraban los menores acompañados exclusivamente del acusado, ya que sus padres, con plena confianza en él, dejaron a sus hijos bajo su cuidado y protección como única figura adulta, dada la tranquilidad y seguridad que suponía para ellos.

Pepinos

Sin embargo, el procesado fallaba a esa confianza, y en diversas ocasiones manoseó los genitales de un menor en el local de ensayo, lo fotografió desnudo y, cuando estaban de acampada en La Asomada, aprovechó la ducha para, con la excusa de enjabonarlo, tocarle sus partes e introducirle un dedo en el ano.

Con otros niños y niñas, y en la acampada de Morro Jable, relata el fallo, el acusado se metió en la ducha y les tocó sus partes íntimas. A una niña la fotografió mostrando las nalgas, y a otras dos niñas les mostró vídeos de actos sexuales de adultos, explicándoles que había gente que se metía «pepinos» en sus partes.

Temores y secuelas

La sentencia detalla que cinco de los niños que fueron víctimas de los abusos del director de la batucada manifestaron secuelas derivadas de lo hechos: enuresis (orinarse en la cama), irritabilidad, ataques de furia, temor a represalias, sintomatología compatible con experiencia traumática, conducta evasiva...

El Ministerio Público felicita a la fiscal que llevó el caso en Fuerteventura

El ponente del fallo descarta en su fundamentación la teoría conspirativa que había planteado el acusado, asegurando que era víctima de la conspiración de uno de los padres de los niños. Recuerda que el ambiente en la batucada era bueno y las relaciones, «magníficas». La sentencia viene a acoger la posición sostenida por el Ministerio Fiscal. La Sección de Delitos Informáticos de la Fiscalía, a la que competen generalmente los asuntos de pederastia por el uso de ordenadores –como en el presente caso–, ya había felicitado por su trabajo a la Fiscal de Fuerteventura Sara Pérez-Olivares, encargada del proceso tanto en su fase de investigación como de enjuiciamiento. Al conocerse la sentencia ayer, un portavoz de la sección de Delitos Informáticos de la Fiscalía valoró muy positivamente la tarea del ponente de la misma, Javier García Sotoca, en comisión de servicios en la Sección Segunda de la Audiencia. EL magistrado es titular del Juzgado de Instrucción número siete de Las Palmas de Gran Canaria.

Asimismo, desde la citada sección de la Fiscalía se quiso destacar la labor que los miembros del Grupo de Delitos Telemáticos y del Grupo de Informática Forense, de la Policía Nacional en Las Palmas, diariamente desarrollan en la lucha contra la pedofilia.