Vídeo. E. P.

Urdangarin viaja a Suiza para despedirse de Cristina y sus hijos

El exduque de Palma quería encontrarse con la infanta antes de difundir el comunicado de la «interrupción» de su matrimonio

JOAQUINA DUEÑAS

«Es una dificultad que gestionaré con mi familia», había afirmado Iñaki Urdangarin al ser preguntado sobre las imágenes paseando con su compañera de trabajo, Ainhoa Armentia, por la playa. Dicho y hecho. El exduque de Palma salía el pasado viernes en torno a mediodía de su trabajo y se preparaba para un largo viaje de más de 1.000 kilómetros en coche hasta Ginebra para encontrarse con la infanta Cristina, a la que todavía no hemos visto desde la publicación de las fotografías.

Urdangarin viajó solo en un vehículo privado que según cuenta en exclusiva la revista Lecturas, estuvo acompañado por el de los escoltas hasta que abandonó territorio nacional. Cabe recordar que Iñaki disfruta del tercer grado de una condena a seis años por prevaricación, malversación, fraude y tráfico de influencia y necesita de un permiso especial para salir del país por cuestiones laborales o personales.

En Ginebra, Iñaki se habría encontrado con su mujer y con dos de sus hijos, la pequeña, Irene, de 16 años, que vive con su madre y estudia en el país helvético, y Miguel, de 19, que estudia en Inglaterra Ciencias del Mar. Una cumbre familiar tras la que se emitió el comunicado en el que se trasladaba la «interrupción» del matrimonio de los exduques de Palma. Un término, que según ha aclarado el abogado Mario Pascual Vives, responde a que carece de cualquier tipo de trascendencia jurídica.

El domingo por la mañana Urdangarin llevaba a su hijo Miguel al aeropuerto y se fundía con él en un emotivo e intenso abrazo según se puede apreciar en las fotografías publicadas por Lecturas. Luego, tomaba rumbo a Vitoria, donde llegaba por la noche y volvía a su rutina laboral el mismo lunes.

No se ha podido confirmar la presencia del mayor de los hijos de Iñaki y Cristina, Juan, que vive en Madrid, en la cita familiar. Lo que sí parece cierto es que Pablo Nicolás, el más mediático hasta el momento, no acudió debido a sus compromisos con el Barcelona del balonmano en cuyas filas milita.

Precisamente este miércoles, Pablo Nicolás ha viajado a Málaga con su equipo y ha vuelto a hacer unas breves declaraciones en las que reiteraba que «estamos todos bien y contentos». Además, desmentía el rumor de que uno de los hijos de la hermana del rey Felipe ya hubiera conocido a Ainhoa Armentia. «No creo que nadie la haya conocido», aseguraba, a la vez que con naturalidad respondía que lo hará «si surge la ocasión».

De la infanta Cristina, ni rastro una vez más. La revista 'Hola' ha estado en contacto con su entorno más cercano que cuenta que durante estos días la hermana del rey habría estado en hablando por teléfono y por videollamada con Iñaki para tomar «la mejor decisión para sus hijos y para ella». Según relata la publicación, para sus allegados, «todo era normal y no había ninguna crisis». Más aún, las vacaciones navideñas en familia hacían presagiar un futuro juntos en Ginebra cuando Urdangarin obtuviese la libertad provisional. Unas declaraciones que contradicen las que defienden que el matrimonio llevaba dos años roto y que la crisis se habría profundizado desde septiembre del año pasado.