El modisto y empresario Nino Cerruti, en 2012. / EFE

Muere Nino Cerruti, el diseñador que abrió las puertas a Giorgio Armani

El modisto de 91 años había ingresado en un hospital para someterse a una operación de cadera

Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPE Madrid

El álbum de imágenes que se abre para recordar al diseñador Nino Cerruti, muerto el sábado a los 91 años, le muestra, siempre elegante, con Catherine Deneuve, Kathleen Turner o Giorgio Armani, a quien le dio su primera oportunidad en el mundo de la moda. Apareció en la pasarela como un torbellino, en 1957, al presentar su primera marca Hitman, que obtuvo el aplauso internacional. Poco después creó Flying Cross y una década más tarde abrió su primera boutique, bajo el amparo de su propio apellido. La Cerruti 1881 estaba, cómo no, en el mejor lugar de París. Con su estilo de distinción informal, o de casual elegancia, vistió, como no desmienten las fotografías de época, a los mitos del cine europeo y norteamericano. Desde entonces se le reconoció como un revolucionario de la moda masculina, en los años en que Hollywood dejaba atrás la elegancia acartonada.

Cerruti nació en 1930, en el noroeste de Italia, en Biella. Algunos le llaman el «modisto filósofo», debido a que cursó estudios de Filosofía hasta los veinte años. Los abandonó cuando falleció su padre, en los cincuenta, y él se encargó del negocio familiar, una fábrica textil. Recientemente había ingresado en un hospital de Vercelli, en el Piamonte italiano, para someterse a una operación de cadera, según el diario local 'Corriere della Sera'. Allí falleció este sábado, a los 91 años.

Los cronistas de moda enumeran los hitos de su carrera: la primera «chaqueta deconstruida» en los setenta, el diseño oficial de los Ferrari de Fórmula 1, el éxito de su perfume para hombres y el diseño del Fratelli Cerruti creado por un joven desconocido llamado Giorgio Armani. «De él aprendí no sólo el gusto por la delicadeza y la importancia de una visión integral, como estilista y como empresario. Tenía una mirada aguda, una verdadera curiosidad, la capacidad de atreverse», rememoró Armani, ante la noticia.

Cerruti, en efecto, además de innovar con los materiales y diseños, tuvo la visión de crear licencias para mercados como Japón y Estados Unidos. A principios de este siglo, Cerruti Holding conquistaba Hong Kong.

En seis décadas, Cerruti pasó de una colección de prendas de punto a la ropa deportiva. Patrocinó al tenista Jimmy Connors y el esquiador Ingemar Stenmark, que publicitaban sus ropas. Entre sus distinciones está la presidencial de Cavaliere del Lavoro.