Vuelven a acusar a Pedroche de plagio

01/01/2019

La presentadora de Atresmedia volvió a sorprender con un llamativo atuendo para presentar las campanadas en Antena3, esta vez con el cocinero Alberto Chicote. Como en años anteriores, su elección ha provocado reacciones a favor y en contra, además de una acusación por posible plagio.

Este año se compaña su vestido con un traje de la firma Yves Saint Laurent, de la colección de 1999, que lleva las mismas partes que la presentadora, todas cubiertas con flores, y una falda también de tul.

Su vestido es la la firma Tot-Hom, diseñado por la fundadora de la marca de moda, Marta Rota, y en su comunicado oficial afirmaba que lo hizo «junto a sus hijas Alejandra y Andrea Osés, diseñadoras también de la marca. Artesanía, costura, saber hacer y horas de taller para dar vida al vestido más deseado de Cristina Pedroche», según rezaba el comunicado.

Reivindicativo

Al margen de la polémica, Cristina Pedroche justificó su vestido con un discurso feminista y ecológico. «Uso cristal reciclado en los zapatos para colaborar con el medio ambiente. Simboliza mi compromiso personal con el reciclaje y el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. Deseo que en el 2019 la clase política y las grandes empresas trabajen para reducir la contaminación, las emisiones de CO2, la deforestación y los plásticos que inundan nuestros mares y océanos».

«Queremos bosques por los que correr libres y seguras»

La presentadora de Atresmedia hiló este argumento ecologista con otro feminista, haciendo alusión de forma indirecta al suycesos de la joven asesinada recientemente en Huelva mientras corría por el bosque. «Si no queremos ser la próxima especie que desaparezca, pensemos qué mundo queremos dejar a nuestras hijas e hijos. Tenemos que ser conscientes de que no existe otro planeta al que mudarnos. Hagamos un planeta mejor, más habitable, con mares y bosques sanos».

Vuelven a acusar a Pedroche de plagio

«Queremos bosques por los que correr libres y seguras. Hablo como corredora y como mujer, que llevemos zapatos de cristal no significa que seamos cenicientas. Que nos pongamos las zapatillas y salgamos a correr solas, no significa que no sepamos si vamos a volver sanas y salvas. Basta ya de crear una sociedad de miedo y de terror: yo no me voy a callar hoy. Por las mujeres que ya no podrán levantar su voz en este año que comienza», finalizó Pedroche.