La prensa británica continúa recogiendo las consecuencias de la entrevista a Meghan Markle. / EFE

Los británicos creen que su monarquía ha sido dañada

División en el periodismo sobre la existencia de racismo en las plantillas y en la cobertura de noticias tras la entrevista a Meghan Markle

IÑIGO GURRUCHAGA Londres

El 57% de los británicos cree que la monarquía sale dañada por el impacto de la entrevista del príncipe Enrique y Meghan Markle y el 49%, que fue más perjudicada que los duques de Sussex. Otras respuestas en el sondeo publicado por el 'Daily Mail', muestran el enojo con la pareja. El 51% cree que les deben retirar sus títulos y una amplia mayoría no quiere que reciban fondos públicas para financiar su vida.

En 'The Sun', Jane Moor se pregunta qué hacía Enrique mientras su mujer se sentía asilada y padecía con agudos problemas de salud mental, o por qué no la adiestró en protocolos antes de su matrimonio. En el 'Mail' le recuerdan que causó consternación hace unos años por llamar a uno de sus compañeros de armas 'paki', un despectivo de pakistaní. La Casa Real puntualizó entonces que lo hizo «sin malicia».

En 'The Times' se señala que este episodio daña la ambición del Gobierno de Boris Johnson de recrear una «Britania global», especialmente por la repercusión que la entrevista ha tenido en Estados Unidos. Reforzaría también a los partidarios de apartar a la monarquía de la jefatura de Estado en países de la Commonwealth, que agrupa fundamentalmente a excolonias.

Las cosas pintarían tan mal para la monarquía que una periodista de una televisión australiana describió en términos trágicos las circunstancias de Isabel II: «Tiene muchas cargas últimamente: el príncipe Andrés, esto, y, por supuesto, su marido está en la cárcel,... en prisión». Entre sus risas y las de sus colegas en el estudio, pudo finalmente rectificar. Felipe de Edimburgo está hospitalizado.

Denuncias de los periodistas

Un comunicado de la Asociación de Directores de periódicos que negó tajantemente las acusaciones de racismo vertidas por Enrique ha provocado un cisma en la organización. Una carta firmada por 167 periodistas no blancos lo denunció, así como las directoras del 'Financial Times' y de 'The Guardian'. Forzaron una nueva declaración, que señala que no hay sector con trayectoria limpia de racismo.

Un célebre periodista, Piers Morgan, ha dimitido tras negarse a rectificar su afirmación, en su programa de la televisión ITV, de que no cree lo que dice la duquesa de Sussex; que envió una queja a la cadena, por el efecto que puede tener ese rechazo en personas con tendencias suicidas.