Torres analiza con Ferraz todas las opciones para ser presidente

01/06/2019

El líder de los socialistas canarios traslada a la dirección del PSOE los pros y los contras de las posibles alianzas que están sobre la mesa tras el 26M. La preferencia es un pacto progresista, pero también se baraja un acuerdo con el PP y no se descarta a CC a cambio de investir a Sánchez

El secretario general de los socialistas canarios, Ángel Víctor Torres, se trasladó ayer a Madrid para analizar con la dirección federal del PSOE todas las opciones de pacto que tiene sobre la mesa como ganador de las elecciones autonómicas del 26M, para convertirse en el próximo presidente del Gobierno de Canarias.

La reunión, celebrada en la más absoluta discreción y sobre la que ni Ferraz ni el PSOE canario han querido hacer comentario alguno, tuvo lugar solo un día después de que Torres tomara la iniciativa de las negociaciones y se viera el jueves en Gran Canaria con el presidente de la Agrupación Socialista Gomera (ASG), Casimiro Curbelo, que con sus tres escaños en el Parlamento canario podría sumar mayoría junto a los 25 diputados que obtuvo el PSOE, los 5 de NC y los 4 de Sí Podemos.

La alianza progresista a cuatro bandas es sobre el papel la opción preferida para los socialistas canarios y también la que Ferraz ve con mejores ojos, pero ante la posibilidad de que Curbelo se desmarque o plantee exigencias inasumibles, la dirección del PSOE no descarta de antemano ninguna alternativa y ha dado a Torres plena libertad para iniciar negociaciones con todas las fuerzas políticas que obtuvieron representación en la Cámara regional el pasado domingo.

En la larga reunión de ayer se analizaron por tanto también los pros y los contras de las otras posibles alianzas, como la de un eventual pacto con el PP de Asier Antona, con cuyos 11 escaños los socialistas sumarían mayoría sin depender de ninguna otra formación. A la mayor estabilidad que supondría un pacto PSOE-PP, inédito en Canarias, se añade en este caso que la oferta de los populares para formar parte del Ejecutivo autónomo incluye acuerdos en los cabildos de Gran Canaria, Tenerife, Lanzarote, La Palma y El Hierro, además del ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, feudo tradicional de CC.

Aunque tras el 26M los dirigentes del PSOE han optado por no desvelar su estrategia de pactos hasta ver por dónde se decantan las conversaciones que Torres va a iniciar en las islas a partir del lunes, Ferraz sí ha dejado caer que no le produce especial rechazo la idea de un pacto con el PP de Antona, al que atribuyen una actitud más constructiva y un talante más moderado que cuando estaba bajo la dirección de José Manuel Soria. El PSOE considera además que si la opción de un pacto progresista a cuatro se frustra, su electorado entendería una alianza con los conservadores, que también apuestan por un cambio de ciclo en Canarias, para sacar a CC del Gobierno autónomo después de 26 años.

La tercera opción de Torres -que nadie descarta pero que los socialistas prefieren guardar de momento en la recámara- es una alianza con CC, que sumaría una holgada mayoría de 45 escaños, una posibilidad sin embargo más difícil de justificar ante el electorado socialista y que va a depender de lo determinante que sean los votos de Ana Oramas y Guadalupe González Taño en el Congreso para investir a Pedro Sánchez.

Si la Mesa de la Cámara opta la semana que viene por rebajar la mayoría a 173 por la suspensión de los diputados presos, los dos escaños de Coalición Canaria tendrían peso para hacer presidente a Pero en primera vuelta sin depender de los soberanistas.