El pacto, pendiente de los cargos

16/07/2017

Con las espadas en alto y con cierta sensación de hartazgo por las dos partes. Y en un mar de recelos. Así se encuentra la negociación entre Coalición Canaria (CC) y Partido Popular (PP) para un pacto de gobierno regional. El reparto de consejerías sigue siendo el gran escollo que se interpone para formalizarlo.

CANARIAS7

El Partido Popular (PP) insiste en ostentar la Vicepresidencia y cuatro consejerías -una más que las que tuvieron los socialistas- y Coalición Canaria (CC) cede inicialmente tres áreas -la Vicepresidencia para Asier Antona se da como asumida-. Y si los populares se empeñan en cuatro, deberá ser cruzando cargos, de manera que CC mantendría importantes cuotas de poder en las carteras que tuviesen consejeros populares.

Así sigue la negociación que mantienen, sin luz ni taquígrafos, CC y PP, con José Miguel Barragán y Australia Navarro como interlocutores directos, pero con Fernando Clavijo y Asier Antona informados en todo momento y reservándose la última palabra. Según confirmaron ayer fuentes de ambos partidos, apenas se habían producido avances pero sin que eso supusiera que unos u otros diesen por imposible un acuerdo de última hora.

La propuesta de máximos de Asier Antona en primera instancia fue la siguiente: la Vicepresidencia y las carteras de Obras Públicas, Turismo, Economía y Servicios Sociales. El argumento esgrimido es que quieren que se note la presencia de los populares en áreas que reciben financiación adicional fruto de los acuerdos presupuestarios en Madrid. Además, el PP mantiene que si no tiene esa garantía de consejerías relevantes en su poder, no vale la pena gastarse en un Gobierno de coalición cuando quedan menos de dos años para las elecciones autonómicas.

Frente a esa demanda inicial, se baraja otra que también podría contentar a los populares y que supone rebajar el peso político y económico de las consejerías: Obras Públicas, Agricultura, Presidencia y Justicia y Turismo. Pero de nuevo CC plantea que si son cuatro las áreas que se apunta el PP, además de la Vicepresidencia, deberá ser con cargos cruzados. Los nacionalistas, por ejemplo, tienen especial interés en mantener el área de Cultura, que ahora está englobada en Turismo, mientras que en la Consejería de Presidencia es especialmente relevante el control de la agenda del Consejo de Gobierno.

A todo esto se añade que en ese reparto de cargos entraría la Autoridad Portuaria de Las Palmas, una plaza con la que CC lleva soñando desde hace seis meses y que el PP entiende que será suya, hasta el punto de que está en fase de seleccionar al posible relevo de Luis Ibarra (PSC) al frente del mismo. Para unos y otros, ser presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas es tan o más relevante que una consejería autonómica, con el añadido de que para CC sería clave con vistas a resolver el conflicto en torno a la creación de una autoridad exclusiva para Lanzarote.

Pero además de los cargos hay dos cuestiones por resolver: la reforma fiscal y la electoral. Sobre la primera, CC insiste en su preferencia por retocar a la baja el tramo del IRPF antes que la rebaja generalizada del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) que exigen los populares. Coalición entiende que bajar el IGIC no es garantía inmediata de descenso de precios ni de generación de empleo de mayor calidad al subir la facturación empresarial, por lo que aboga por ajustes en el tramo autonómico del IRPF que ayudarían a aflorar economía sumergida.