Defensa no cederá instalaciones para acoger menores inmigrantes

13/10/2018

La ministra Margarita Robles alega razones de «protocolo de seguridad» para rechazar el uso del acuartelamiento de Arrecife, pese a que en 2006 el Ministerio sí permitió la utilización de espacios militares como alojamiento. El presidente Clavijo lamenta la falta de colaboración estatal.

Madrid

El Ministerio de Defensa se niega a ceder instalaciones militares para dar acogida a los menores inmigrantes no acompañados que han llegado en patera a Lanzarote en los últimos días. La ministra Margarita Robles comunicó la negativa al presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, como respuesta a la solicitud oficial de habilitar un espacio en el acuartelamiento de Arrecife para albergar a los menores que superan la capacidad de alojamiento de las instalaciones del Cabildo lanzaroteño.

«Hablé por teléfono con la ministra de Defensa y me dijo que no están dispuestos a ceder el acuartelamiento de Arrecife por razones de protocolo de seguridad», señaló ayer Clavijo antes de asistir al desfile del 12 de octubre presidido por Felipe VI. El jefe del Ejecutivo autónomo explicó a Robles que en 2006, a instancias del Ayuntamiento de la Laguna, sí hubo colaboración ministerial y se habilitaron instalaciones militares para acoger inmigrantes, pero la titular de Defensa mantuvo su negativa.

Negativa verbal

«No entiendo qué es lo que ha cambiado en el protocolo», expuso Clavijo, «pero cuando le pregunté se limitó a contestarme que sobre cómo se hizo en 2006 no sabía, pero que ahora no puede ser por motivos de seguridad», añadió. Ante las razones esgrimidas por Robles, el presidente canario le solicitó un informe en el que se explicite cuáles son los problemas de seguridad que conlleva la acogida de menores inmigrantes, pero la respuesta de la ministra también fue negativa. «Me dijo que no, que lo único que me da es un informe verbal por teléfono comunicando que Defensa no cede las instalaciones», expuso Clavijo.

El jefe del Ejecutivo regional lamenta la nula colaboración del Gobierno estatal para poder atender a los menores no acompañados «de manera digna» mientras se le realizan las pruebas óseas para determinar su edad y cuando la tutela pasa a la Comunidad Autónoma. «Canarias está asumiendo su cuota de solidaridad, pero también tiene que haber una respuesta por parte del Estado y hasta ahora solo hemos obtenido un no», señaló.

Retraso en Interior

La reacción estatal a la demanda canaria de colaboración tampoco ha sido mucho más favorable por parte del Ministerio de Interior. A los intentos de Clavijo de ponerse en contacto con el ministro Grande Marlaska, la respuesta de su gabinete ha sido retrasar la reunión que ya estaba prevista. «No he podido hablar con el ministro ni siquiera por teléfono», señala el presidente canario, «teníamos un encuentro acordado para el día 24 de octubre pero me han comunicado que lo retrasan hasta después de que Sánchez me reciba en la Moncloa el día 25», añadió.

Dada la escasa receptividad de los ministros competentes en la materia, que viene a sumarse a la negativa de Pedro Sánchez a verse con Clavijo para abordar el repunte de la inmigración irregular en su reciente visita oficial a Lanzarote para asistir al homenaje al nobel de literatura José Saramago, el presidente canario asume ya que no le va a quedar más remedio que esperar a la reunión en la Moncloa, donde planteará al jefe del Gobierno estatal el asunto migratorio como «primer punto del orden del día». Ayer durante los actos de la fiesta nacional, la interacción entre ambos se limitó al apretón de manos del saludo oficial.