Lluvia de críticas a Sánchez por haber ninguneado a Clavijo

09/10/2018

El Gobierno autonómico considera que «no es normal» que el presidente niegue un encuentro de 15 minutos cuando estuvo en Lanzarote. Varios partidos censuran el gesto de Pedro Sánchez. El PP, igual que CC, acusa a Torres de boicotear las relaciones institucionales.

La visita del presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, a Lanzarote, este fin de semana no ha pasado desapercibida para ningún actor político, al enterarse de que le negó un encuentro al jefe del Ejecutivo autonómico, Fernando Clavijo.

Esta circunstancia fue objeto de comentario en el Consejo de Gobierno que tuvo lugar ayer. La consejera de Empleo que asumió las funciones de portavoz, Cristina Valido, señaló que «no es normal» la reacción que tuvo Sánchez.

Según la versión que ofreció ayer Valido, nada salió bien desde un principio. «¿Creen que es normal que un presidente del Gobierno se entere por los medios de comunicación que va a venir Pedro Sánchez a Lanzarote?», se preguntó. Aún así, «desde que lo supimos, el gabinete del presidente solicitó por escrito mantener una conversación de cortesía por espacio de unos 15 minutos», aprovechando que Sánchez iba a estar en una de las islas en las que existe inquietud por el número de pateras que están llegando en los últimos meses. «Nos trasladaron que no podía por cuestiones de agenda», aseguró. «No es normal la manera con la que fue tratado Fernando Clavijo», añadió.

La consejera comentó que «no entendemos» el rechazo recibido. Sugirió la posibilidad de que «alguien está trasladando cierta información que genera malestar» y, tras ser preguntada, señaló directamente al secretario general del Partido Socialista Canario (PSC), Ángel Víctor Torres, y específicamente «cuando dice que va a Madrid para desnudar las mentiras de Coalición Canaria».

Valido afirmó que «las cosas parece que han cambiado» desde aquella conversación telefónica que tuvo el presidente Fernando Clavijo con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, sobre inmigración. Puso como evidencia precisamente el ninguneo de Sánchez hacia el presidente de la Comunidad Canaria.

El Ejecutivo autonómico encontró eco de su malestar en varios partidos políticos. El Partido Popular (PP) fue el primero en reaccionar mediante un comunicado que firmó la secretaria general, Australia Navarro: «Es imperdonable que el afán de protagonismo y la pretensión de algunos de hacerse un hueco, que ahora no tienen, en la política regional esté perjudicando, cuando no boicoteando directamente, las relaciones Canarias-Estado».

Navarro afeó al presidente Sánchez que «no encontrara 20 minutos para tratar con el Ejecutivo autonómico la grave situación de hacinamiento de los inmigrantes y el aluvión de menores que está desbordando la capacidad de la isla, mientras que sí encontró un hueco de más de dos horas para entrevistarse con el responsable del Partido Socialista Canario».

El diputado de Podemos, Manuel Marrero, consideró ayer que ha sido un «error» el que Pedro Sánchez desestimara hablar con Fernando Clavijo porque «da argumentos al victimismo de Coalición Canaria y una excusa más para mantener la confrontación».

No obstante, Marrero recordó que «el Gobierno de Canarias es el que tiene la competencia en la acogida de los menores extranjeros», así que razonó que «si en Lanzarote hay problemas es porque el Gobierno ha actuado mal y es el que está obligado a poner solución».

El presidente de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, remitió un comunicado en el que «no es razonable» que los presidentes no se puedan reunir. «A la Administración estatal -añadió- le ha faltado diligencia en sus cuatro primeros meses para cumplir con el compromiso de Sánchez en la moción de censura y el cumplimiento de los presupuestos de 2018». Sin embargo, « en ningún caso justifica que Clavijo encabece el enfrentamiento y los ataques, junto a la derecha».