El Gobierno acusa a Torres de boicotear los convenios canarios

04/10/2018

El enfrentamiento entre nacionalistas y socialistas se encona después de que el dirigente del PSC saliera de Fomento sin nada. Dávila acusa a Sánchez de ser «rehén» de los independentistas y Lavandera pide a la consejera dejar sus discursos «rancios para los bocadillos de mortadela»

La consejera de Hacienda del Gobierno autonómico, Rosa Dávila, no escatimó ayer descalificaciones dirigidas al Partido Socialista Canario (PSC), después de su secretario general, Ángel Víctor Torres, saliera el día anterior del Ministerio de Fomento sin un nuevo Convenio de Carreteras.

La también portavoz resumió la reunión entre Torres y el ministro José Luis Ábalos como un encuentro entre «un consejero de Deportes e Infraestructuras de un cabildo -en alusión al cargo público que tiene el dirigente socialista-, una alcaldesa y otro consejero de otro cabildo». Eso le sirvió para requerir del PSC «respeto a un Gobierno -el de Canarias- que ha remitido documentos que se tienen que dialogar de Gobierno a Gobierno». Pero «las apariciones constantes de Torres, confundiendo partido político con las instituciones, lo único que hacen es bloquear y boicotear cualquier solución», denunció en los pasillos del Parlamento.

La representante gubernamental aseguró que «no están fijadas las fechas para las firmas» de los convenios, negando así lo dicho por Torres, a quien acusó de estar «hablando de cosas que en su cargo no solamente no le corresponde sino que desconoce. Quienes tienen que hablar son las intervenciones generales de las dos administraciones».

El enfrentamiento entre el Ejecutivo autonómico y el PSC se acrecentó en la Comisión de Presupuestos, adonde ayer fue a comparecer Rosa Dávila.

El diputado del PSC, Iñaki Lavandera, exigió saber del documento de trabajo que, según la responsable de Hacienda está todavía ultimándose sobre el sistema tributario de Canarias.

En su primer turno de palabra, Rosa Dávila, resolvió desviarse del tema y disparar hacia el Gobierno de Pedro Sánchez del que, insistió, es «rehén de los independentistas catalanes». La maniobra fue tildada por Lavandera de «falta de respeto al Parlamento y un insulto a la inteligencia».

«Traslade el documento al Parlamento y busque los apoyos y si no, diga claramente que no lo tiene y deje sus discursos rancios para los bocadillos de mortadela», espetó el diputado del PSC.

El Partido Popular (PP) aprovechó la coyuntura para insistir a la consejera de Hacienda en una «reforma tributaria». «Tiene usted una magnífica oportunidad con los presupuestos de 2019», subrayó Miguel Jorge Blanco.

No obstante, el diputado de Coalición Canaria (CC), Mario Cabrera, recordó que este grupo parlamentario carece de los apoyos suficientes para plantear una reforma de los impuestos en Canarias.

En su segundo turno, Rosa Dávila propuso la creación de una subcomisión para el documento de la reforma fiscal, cuando apenas quedan siete meses de legislatura.

Sin embargo, la consejera de Hacienda retomó su discurso combativo contra los socialistas, al aludir a la reforma de la financiación autonómica aparcada por el presidente Pedro Sánchez y su rechazo a flexibilizar la regla de gasto.

El portavoz de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, previno a Dávila sobre el enfrentamiento con el Estado. «No se puede hablar de que no se solidariza la deuda pero sí los ingresos, porque en la base de la crisis con Cataluña está el problema fiscal. Ojo con este argumentario de andar por casa», advirtió.