Un radar del SIVE comprado por 6 millones sigue sin instalarse después de tres años

12/10/2018

La falta de instalación del aparato en el norte de Lanzarote es lo que permite que la pateras entren en esta zona de la isla sin ningún control, según la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

La no instalación de un radar en Lanzarote, y más concretamente en el Risco de Famara, es el motivo principal por el que las pateras que llegan a la isla por la zona norte no puedan ser vistas y entren sin restricciones. Esta es la explicación que da la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) para argumentar los motivos que hacen que muchas de las pateras que llegan hasta Lanzarote no puedan ser detectadas por el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE).

Según dicha asociación, la zona norte de la isla está sin cobertura porque todavía está pendiente de instalarse un radar que se adquirió en el año 2015, siendo delegada del Gobierno Mercedes Roldós, del PP.

Dicho radar, como figura en la licitación pública realizada hace tres años atrás para el suministro de equipos y medios técnicos así como los trabajos asociados para la modernización y ampliación del SIVE a nivel de la provincia de Las Palmas, y que tuvo un coste total de 6 millones de euros, según el referido sindicato de la Benemérita, se encuentra desde hace años sin desempaquetar en el cuartelillo de la Guardia Civil en Costa Teguise.

El solar pendiente

La instalación del aparato se ha demorado desde entonces por problemas burocráticos, aunque algunas fuentes señalan que el escollo real para no haber puesto en marcha el aparato en el Risco de Famara, se debe a que el Ministerio del Interior no ha cerrado un acuerdo con los propietarios del solar en el que estaba prevista su instalación.

Un radar del SIVE comprado por 6 millones sigue sin instalarse después de tres años

El asunto hasta ahora no había tenido mucha importancia, dado que en los últimos años la llegada de pateras a la isla era muy testimonial, de ahí que es posible que los responsables del Ministerio del Interior tampoco tuvieran prisa por proceder a su puesta en marcha.

Sin embargo, en los últimos meses la llegada de pateras a la isla de Lanzarote especialmente se ha disparado y es ahora cuando urge su instalación. Al mismo tiempo las fuentes consultadas apuntan a que uno de los motivos que contribuyen a que las pateras busquen la isla de Lanzarote como destino esté en la ausencia de este radar que deja sin cobertura al SIVE en la zona norte, algo que las mafias que trafican con personas sabrían ya perfectamente.

Sin vigilancia por mar

Además de la ausencia de este radar para completar la cobertura del SIVE en toda la isla, la AUGC también denuncia la ausencia de unidades de vigilancia por mar. Según este sindicato, Lanzarote carece de una patrullera que pueda actuar cuando el SIVE avista una embarcación, lo que impide que las pateras puedan ser apresadas en el mar antes de su llegada a la costa. De este modo, la mayor parte de las embarcaciones cargadas de inmigrantes que penetran por la zona norte de la isla suelen desembarcar sin mayores problemas y para cuando llegan las unidades de la Guardia Civil sus ocupantes ya se han desperdigado por la isla. Incluso consta que en ocasiones les esperan con furgonetas y vehículos personas que han sido previamente avisadas de su llegada.

Para la AUSG, el hecho de que no haya una patrullera en la isla hace muy difícil que las pateras sean interceptadas en el mar, dado que cuando se da aviso a las embarcaciones de Fuerteventura o Gran Canaria suele ser ya tarde.

La AUGC también señala que el Gobierno anterior no procedió a cubrir la vacantes de estas unidades de lanchas patrulleras, dado que el fenómeno de la inmigración no estaba entonces en auge y se podía prescindir de una mayor vigilancia, por lo que son unidades que se encuentran hoy día muy mermadas de personal.

Sin embargo, el Gobierno de Madrid no ha dejado de repetir en las últimas semanas que el SIVE funciona perfectamente.