Borrar
Directo El Gobierno de Canarias informa de las medidas impulsadas para facilitar el acceso a la vivienda
Las Europeas 2024: el espectro político en sus carteles

Las Europeas 2024: el espectro político en sus carteles

Juan Manuel Chávez

Doctor en Lenguas, Literaturas, Culturas y sus aplicaciones

Miércoles, 5 de junio 2024, 11:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las elecciones europeas forman parte, por ahora, del paisaje urbano de Las Palmas de Gran Canaria, por medio de los carteles que cuelgan en los en postes de alumbrado y en los árboles de la ciudad; con el objetivo de fotografiarlos, se hizo un recorrido por avenidas y calles como Primero de Mayo, Rafael Cabrera, León y Castillo, Venegas y Luis Doreste Silva; además de la amplísima avenida de Canarias. Aquí el resultado de este itinerario para conocer la síntesis de comunicación política que han emprendido los partidos, de cara a los comicios del 9 de junio.

Los carteles encontrados en las referidas arterias de la ciudad son de Podemos, Sumar (que incorpora a Nueva Canarias), PSOE, Coalición Canaria, Partido Popular y Vox (seis partidos políticos). Estos carteles se pueden organizar en dos tipos: aquellos que privilegian el texto para expresar su mensaje (cinco partidos) y aquellos en que predomina alguna figura protagónica para fortalecer su efecto comunicativo (los seis partidos). Ya sean de uno u otro tipo, en todos los carteles está la marca del partido con su grafía y color distintivo (con excepción de uno de Podemos). Por supuesto, lo que abunda entre unos y otros son las diferencias.

En los carteles de Podemos está el característico color violeta como fondo, aunque lo predominante es la multitud de siluetas que componen la propuesta gráfica. Así como es recargado en lo cromático, también lo es en lo textual: en uno ellos se emplean quince palabras para remarcar el ideario del partido (feminismo, justicia social…) y enfatizar el pedido del voto; además, se recuerda a la figura principal con nombre y apellido. En el cartel con fotografía está el rostro de Irene Montero, el cual es presentado con un semblante grácil y un aura santificada; este cartel tampoco economiza recursos cromáticos ni textuales, ya que va el nombre de ella (como metáfora del partido, al cual no se nombra) y la fecha de la elecciones (como quien evita cualquier despiste).

En los carteles de Sumar se apuesta por el rojo y el rosa, que se intercalan según el tipo de cartel. Con cinco palabras, Sumar propone el voto en una fecha determinada y por una razón concreta, en una diagramación tirada hacia la mitad inferior del cartel para enfatizar que es un mensaje de fondo, en contraste con el extremo superior donde se fija la ya fijada marca del partido (y de Nueva Canarias). En el cartel con figuras protagónicas están los rostros y nombres de Yolanda Diaz y Estrella Galán, los primeros en grande y los segundos en pequeño; semblantes a gusto, cabello calculadamente agitado, cierta imagen de poder en fondo rojo y tipografía rosa con un mensaje textual que juega con la polisemia de la palabra «marcar», en tanto decir y elegir. Es una invitación a decidir y elegir el mejor camino.

En los carteles del PSOE también se pide el voto, aunque enfatizando el mensaje de que sea más y más de este partido en Europa. Hay corazones, signos de suma, barras oblicuas; simbologías de proximidad que, a manera de emoticones, multiplican el mensaje. Fondo rojo y tipografía blanca para recordar que la figura principal se llama Teresa (sin apellido). Fondo blanco con letras rojas en el cartel con la fotografía de ella, que ocupa un primer plano con una indiscernible montaña detrás; mira directamente a la cámara, lleva los brazos cruzados y su barbilla en horizontal, una composición parece sugerir que no hace falta saber su nombre, sino lo que representa.

En los carteles de Coalición Canaria están las personas. En un cartel está un hombre, Carlos Alonso; en otra cartel está una mujer, Raquel Castro. Son sonrisas agradables y ropa sobria: americana oscura sobre camisa o blusa clara. En los carteles está diagramada la bandera canaria, con predominio del color blanco a manera de fondo para los mensajes. Se enfatiza la procedencia autonómica del partido y su mensaje tiene más de un sentido, en solo cinco palabras en torno al acento. A partir de referir el modo de hablar, se plantea el valor diferencial de estas candidaturas hacia el parlamento europeo.

En los carteles del PP hay dos mensajes, cada uno de dos palabras. Que se vote al partido, en la parte superior, y que este partido se presenta como solución a un problema que está sobrentendido, en la parte inferior. «Tu respuesta», pone, con un sujeto tácito que puede ser colectivo o puede ser individual, como en el caso del cartel con la fotografía de la candidata al parlamento europeo: Dolors

Montserrat, que sonríe de frente a la cámara y se ubica detrás de las palabras, como su garante o su sostén. Son carteles explícitamente oscuros, en que el fondo es una multitud captada de noche que parece estar a la espera de ese resultado que el mensaje vaticina.

En los carteles de Vox predomina el característico verde del partido. En el cartel que solamente lleva texto, el logotipo del partido se ubica en el medio y es la fuente tipográfica más grande. Su posición es central, como anticipo de un mensaje frontal: «Nos van a oír» (cabe recordar que no es lo mismo oír que es escuchar, el segundo implica que se presta atención). Cuatro palabras que anuncian, bajo su tono colectivo, una acción que tiene tanto de pronóstico como de advertencia. El punto de mira está dirigido a una pluralidad que no está enunciada ni delimitada. En tanto comunicación política, se plantea la dicotomía del nosotros y ellos, la otredad. El otro cartel de Vox lleva las fotografías de dos varones sin sus nombres, dos figuras principales que miran a un lado con la confianza de ser reconocidas y representar hacia el horizonte el mensaje del partido.

En conclusión, el formato de cartel es el mismo en los seis partidos; sin embargo, difieren en sus lenguajes. En algunos casos, proliferan las palabras y los colores, como si hubiera una urgencia por decir mucho; en otros casos, se expresa con poco y se deja un amplio margen para la interpretación del contenido. Hay más mujeres que hombres, y las mujeres van con el cabello suelto. Todos los partidos nacionales piden el voto, además de ensayar sus respectivos mensajes, salvo el partido autonómico que se posiciona con el esquema de su valor diferencial. En los tonos también hay antagonismos, pues algunos apuestan por la modalidad clásica del eslogan, mientras que otros son apelativos, esperando movilizar sensibilidades.

Podemos busca recordarnos quienes son. Sumar proyecta una noción de unidad. POSE ensaya la fórmula de la confianza. Coalición Canaria pone en relieve su canariedad. PP se plantea como la solución. Vox mira hacia adelante. Es una amplia variedad de opciones, como quien va de la memoria a la profecía; a la vez, es un corto trecho hasta el domingo 9 de junio, en que los resultados electorales también tendrán su origen en los mensajes que pueblan nuestras calles.

Juan Manuel Chávez | Doctor en Lenguas, Literaturas, Culturas y sus aplicaciones. Autor de libros como Un idioma para la integración social. Es docente de la asignatura de Comunicación y Política de la Universidad del Atlántico Medio (España).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios