Los 'alter ego' animados de los tres directores de 'Gora automatikoa'.

'Gora automatikoa', la película hecha solo para ganar un Goya

Llega a los cines una cinta de animación que sus directores concibieron como una broma con el único objetivo de resultar nominados en solitario y obtener así la estatuilla

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Lo más emocionante de la gala de los Goya el próximo 12 de febrero no será el número de estatuillas que obtiene la gran favorita, 'El buen patrón', con su récord histórico de 20 nominaciones. La mayor incógnita se vivirá en el apartado del cine de animación, que el año pasado no tuvo ni una pizca de emoción al concursar una sola película, 'La gallina Turuleca'. Sin contrincantes, ganó el Goya de manera automática. Y ahí fue cuando se le encendió la lucecita al realizador David Galán Galindo: ¿por qué no rodar, a toda prisa, una cinta de animación con la esperanza de ser única candidata y lograr así el premio?

Lo que empezó como un puro 'troleo' ha llegado lejos, muy lejos. Galán Galindo y dos colegas, Esaú Dharma y Pablo Vara, aspiran al Goya con 'Gora automatikoa', que llega a los cines de Madrid, Barcelona y Bilbao este viernes y el lunes se presentó en las jornadas Tracking de cultura e internet que se celebran a lo largo de esta semana en la capital vizcaína. Lo de 'automatikoa' es porque muchas pelis de animación vascas en los últimos años han ganado la estatuilla; lo de 'gora' se debe a que la Academia no les dejó utilizar el término 'Goya'.

Vídeo. Tráiler de 'Gora automatikoa'.

«Aquella broma entre tres amigos, el '¿te imaginas que hacemos esto y acabamos nominados el año que viene?' se empezó a hinchar con chistes y ha acabado como una película muy divertida», explica David Galán Galindo. Pero este año no están solos: compiten contra 'Mironins', 'Valentina' y la producción vasca 'Salvar el árbol (Zutik!)'. «La nuestra es, desde luego, la más distinta y la única para adultos», alaba el director, fan de títulos como 'South Park' y 'La fiesta de las salchichas'. «Parecen pelis con tacos y guarradas, y resulta que hablan de cosas profundas como la censura, la religión, la vida y la muerte».

'Gora automatikoa' está protagonizada por tres 'alter ego' de los directores –«nuestras peores versiones»–, que elaboran una peli que cumpla a rajatabla con las condiciones que tiene que tener un largo de dibujos para competir en los Goya: durar 70 minutos, que al menos el 75% del metraje sea animación... «Podíamos haber colado un 'loop' (bucle de imágenes), pero queríamos hacer una película que la gente pudiera ir a verla y disfrutarla», remarcan sus autores, que la rodaron en secreto por miedo a los imitadores. «Como George Lucas en 'El retorno del Jedi'».

Saben que en los Goya se vota más por amistad que por otra cosa – «la ausencia de la última de Rodrigo Cortés es dramática»–, y muchas veces ni se ven las películas. Así que confían que los académicos que les descubran, les voten. «Van a pensar que son tres colegas que se han juntado y y es mentira. Somos 70 personas de equipo, 11 animadores, 26 actores...». 'Gora automatikoa' hasta tiene un valor didáctico. Explica por qué una película con demasiada producción foránea no puede competir en los premios, como le ha ocurrido este año a 'D'Artacan y los tres mosqueperros'. Aparecen cameos «como en Los Simpson» de Antonio Banderas y Javier Bardem. El productor Enrique López Lavigne y Los Javis les prestaron su imagen.

«El mundo del cine ha entendido la broma perfectamente», asiente Galán Galindo. «Hay una parodia de 'Campeones' y a Javier Fesser, que nos encanta, le parece divertidísima. El sector de la animación también ha comprendido que solo pretendemos reivindicar sus problemas». ¿Qué pasará si la película con menos presupuesto de la historia de los Goya vence? ¿Sacarán un dedo sus directores, como hacen en la ficción? «No nos rebajaremos a eso. Haremos un Candela Peña y pediremos trabajo».