Cuentos Chinos

Época de fichajes

11/08/2017

El mes de agosto es sinónimo de muchas cosas. La época de vacaciones por excelencia para la mitad de la población, el protagonismo de la panza de burro en la capital grancanaria, la época de las camisas estampadas, bermudas y cholas y, como no, el periodo de fichajes en el mundo del deporte. No sólo en el fútbol, sino en todas las modalidades este mes es cuando los clubes compran y venden activos para intentar realizar una campaña ilusionante y que colme sus objetivos.

Pero en estas últimas semanas, los fichajes de los que se está hablando en nuestro archipiélago no son solo los de Real Madrid, FC Barcelona o la UD Las Palmas, ni mucho menos... Son actualidad los de otro gremio que, aunque no trabajan en pantalones cortos y zapatillas deportivas, no está exento también de figuras que se venden al mejor postor sin tener en cuenta colores, sentimientos, filias o fobias.

«Hernández Bento ha querido ser el Neymar particular de nuestro periodo de fichajes»

Hablo del panorama político de las islas, donde cobran protagonismo los posibles fichajes de exmiembros destacados del Partido Popular de Canarias por otros clubes, perdón, partidos políticos como es el caso de Ciudadanos. Enrique Hernández Bento ha querido ser el Neymar particular de nuestro periodo de fichajes con su baja entre los conservadores y la intentona –parece que frustrada–, de enfundarse la camiseta naranja de los pupilos de Albert Rivera. La diferencia es que en este caso, nadie daba un euro por su fichaje.

Hablamos de uno de los hombres del núcleo duro del PP, de los que han seguido a Soria y compañía desde el inicio hasta la fecha y que ahora, tras perder la batalla por el poder en el partido tras la derrota contra Asier Antona, ha intentando encontrar echadero en unas filas de similares ideologías conservadoras.

Es de esos casos en los que se pone en cuarentena la ética de los políticos de poder cambiar de equipaje sin pudor alguno. Y no es comparable con los fichajes futbolísticos donde el dinero y las ansias de títulos suelen estar por encima de todo... Hablamos de un mundo vocacional como es el político, donde los ideales, la forma de ver y pensar el presente y futuro debería estar por encima de las ganas de seguir ostentando cargos públicos por encima de cualquier cosa.

Fichajes que suenan como el de Bravo de Laguna –padre– o Águeda Montelongo por Ciudadanos y que solo generan más insatisfacción ciudadana por la clase política. Hacen bien los naranjas descartando viejas caras de la política si quieren mostrar ganas de regenerarla.