El coronel de la Guardia Civil Manuel Sánchez Corbí. / RC

El Supremo avala la decisión de Marlaska de cesar al coronel Sánchez Corbí

La Sala de lo Contencioso desestima por unanimidad el recurso del exjefe de la UCO, destituido en agosto de 2018, y considera motivada su salida por pérdida de confianza

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

El Tribunal Supremo ha zanjado la disputa judicial entre el Ministerio del Interior y el coronel de la Guardia Civil Manuel Sánchez Corbí por su cese el 1 de agosto de 2018 por pérdida de confianza. La Sala Tercera (de lo Contencioso-Administrativo) ha resuelto por unanimidad rechazar el recurso del oficial contra la sentencia de la Audiencia Nacional que consideró ajustado a Derecho su destitución como jefe de la Unidad Central Operativa (UCO).

El alto tribunal ha dado a conocer este martes el fallo de los magistrados, pero no será hasta los próximos días cuando se hará pública la sentencia con los argumentos. La resolución supone un espaldarazo al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo se ha pronunciado después de que el pasado febrero admitiera a trámite el recurso de Sánchez Corbí, en contra del criterio de la Abogacía del Estado, y acordara estudiar el caso al entender que tenía interés casacional fijar si las decisiones relativas a los puestos de libre designación deben ser motivadas o no.

El tribunal ha debatido este martes cómo debe motivarse el cese de funcionarios públicos de libre designación. Aunque en febrero los magistrados avisaron de que este asunto ya había sido abordado anteriormente por el Supremo, precisaron que era necesario «confirmar, aclarar o precisar la doctrina existente».

La decisión del Supremo tiene lugar cuatro años después de que Sánchez Corbí fuese cesado de su cargo por pérdida de confianza, una vez que el coronel envió un correo a sus subordinados en el que les explicaba que había que parar las operaciones vinculadas a la partida de fondos reservados porque había sido congelada con la llegada del nuevo equipo ministerial.

El coronel, en su escrito de preparación de recurso, alegó que se habían vulnerado varios artículos del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas y de la Constitución Española relativos al deber de motivación de ceses de este tipo de puesto y entendía que era aplicable a la Guardia Civil.

Aseguró que su cese encubría «una sanción» que había sido impuesta «de forma injusta prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido».

Sánchez Corbí acudió al Supremo después de que la Audiencia Nacional rechazara su recurso contra la sentencia del Juzgado Central de lo Contencioso número tres, que confirmó que el cese estaba ajustado a Derecho y que la pérdida de confianza no tenía que ver con las relaciones personales de los intervinientes.

El fallo del Alto Tribunal puede afectar al caso del coronel Diego Pérez de los Cobos, cuyo cese se produjo en términos parecidos. Llevó al Supremo la decisión del Ministerio del Interior de apartarle del cargo cuando subordinados suyos investigaban bajo amparo judicial la posible relación de la celebración de la manifestación de la mujer del 8 de marzo de 2020 con el inicio de contagios de coronavirus.