Sánchez y Biden, durante la primera jornada de la cumbre. / EFE | Vídeo: EP

Cumbre OTAN Madrid 2022 Los compromisos de Sánchez con la OTAN activan una bomba de relojería en la coalición

Podemos vota en el Congreso en contra del aumento del gasto militar al 2%, después de que el presidente reclamara su apoyo

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERAS Madrid

El Gobierno de coalición se enfrenta a una nueva y muy relevante prueba de fuego. Pedro Sánchez no solo tiene que aprobar en el Consejo de Ministros y llevar al Parlamento el acuerdo alcanzado el pasado martes con Joe Biden para aumentar la presencia militar de Estados Unidos en la base de Rota, también tiene intención de elevar a las Cortes una propuesta con la que España asumiría oficialmente el compromiso de elevar su gasto en Defensa hasta el 2% del PIB -es decir, casi el doble de lo que destina en la actualidad- en 2029. Unidas Podemos ya rechazó este jueves en el Congreso esa propuesta, incluida en una moción del PP sobre política exterior.

El gesto de los morados carece de consecuencias prácticas pero supone todo un aviso para el jefe del Ejecutivo, que venía de solicitar por segundo día consecutivo a las formaciones situadas a la «izquierda de la izquierda» que reconsideren su postura y abran una «reflexión» adecuada a los tiempos que corren sobre lo que significa hoy esar en la OTAN.

En su comparecencia tras participar en la última jornada de la cumbre de la Alianza celebrada este miércoles y jueves en Madrid, Sánchez apeló incluso al ejemplo de Suecia que, tras «200 años de neutralidad», ha decidido solicitar, junto con Finlandia, su ingreso en la organización defensiva como respuesta a la invasión rusa de Ucrania o de Alemania, que ha abandonado su tradicional rechazo al aumento del gasto militar.

«Tenemos que ser conscientes de que más allá de Europa y la OTAN el mundo está muy complicado, hace mucho frío y es importante que defendamos nuestra forma de vivir en base a un orden internacional basado en reglas ciertas que son las que ha violentado Putin», había advertido ya a primera hora de la mañana en una entrevista en TVE-1, en la que incluso ha recurrió a argumentos más egoístas, de índole económica, para tratar de seducir a sus aliados. ¿Su argumento? Que una mayor inversión en Defensa «genera empleo, empresa y oportunidades en distintos territorios».

No sería la primera vez que los morados acaban barriendo sus principios bajo una alfombra para no llevar hasta las últimas consecuencias una dicrepancia con entidad suficiente como para dinamitar al Ejecutivo. Sánchez, se mostró convencido este jueves, de hecho, de que así será también en esta ocasión. En su rueda de prensa desde el IFEMA -donde se ha desarrollado la histórica cita internacional, reconocida como un éxito organizativo por sus participantes y de la que los socialistas sacan pecho- el presidente avanzó que la propuesta del Consejo de Ministros para reforzar con otros dos buques destructores, hasta seis, la presencia estadounidense en Rota se aprobará «pronto» y tendrá el apoyo de Unidas Podemos.

De momento, sin embargo, el socio minoritario de la coalición no da muestras de giro alguno. Al contrario. Ya antes de expresar su rechazo a los resultados de la cumbre de la OTAN con su votación en el pleno, la ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, insistió en los pasillos de la Cámara baja en que su formación no ve «pertinente» el pacto alcanzado con Biden y adujo que lo que necesita Europa es «más autonomía estratégica» y «no depender de sujetos externos».

«Médicos y no armas»

Belarra también cuestionó de manera rotunda el compromiso adquirido por Sánchez en materia presupuestaria tanto con la OTAN como con la UE y dejó claro que, del mismo modo que el PSOE querría moldear su postura, ella intentará hacerlo rectificar. «Aspiro a convencer al socio que lo que necesita España son rentas garantizadas, más médicos, más profesores, y no más armas y tanques», dijo.

Unidas Podemos no está sola. Su posición es compartida por otras aliados habituales de los socialistas en el Parlamento como ERC, EH-Bildu o Más País y eso también complica las cosas al Gobierno porque el primer aumento del gasto en Defensa debe plasmarse ya en los Presupuestos Generales del Estado de 2023. En los documentos enviados a Bruselas, se compromete un incremento del 7,9%. Y sin el apoyo del llamado bloque de investidura sacarlo adelante es misión imposible.

El PP, Vox y Ciudadanos respaldarán tanto el refuerzo militar en Rota como el acuerdo formal para aumentar el gasto en Defensa en los próximos siete años pero no las Cuentas públicas. Tampoco lo querría Sánchez, empeñado ahora en escenificar un giro a la izquierda en lo económico tras la debacle de su partido en las elecciones andaluzas. En su nuevo discurso -que, no obstante, contrasta con su posición en materia de seguridad y de inmigración- el presidente del Gobierno incluso ha llegado a calificar a los populares de «terminal de intereses oscuros» y los ha situado como instrumento en manos de los poderes económicos que buscan blindar sus privilegios.

La líder de Podemos, que accedió a guardar un perfil bajo durante la cumbre, avisó a Sánchez, en todo caso, de que el apoyo del PP a su política de Defensa podría «desestabilizar» la coalición.

Feijóo, este jueves en Bilbao junto al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. / EP | Vídeo: Atlas

Feijóo hurga en la herida de la coalición

Alberto Núñez Feijóo insistió este jueves en que el Gobierno puede contar con el PP para «practicar políticas de Estado» pero también reclamó que estas partan del Ejecutivo en su conjunto. El líder de los populares hurgó así en la incoherencia de la coalición. El PSOE apuesta por el aumento del gasto militar y de la presencia estadounidense en la base de Rota y Unidas Podemos rechaza ambos compromisos.

El líder de los populares, que ha felicitado al jefe del Ejecutivo por la imagen «positiva» que, a su juicio, ha dado España en la organización de esta cumbre de la OTAN celebrada esta semana en Madrid , ha reprochado también que el Gobierno no haya hecho siguiera «acuse de recibo» de la propuesta de Pacto de Estado en materia de Seguridad y Defensa Nacional, que le remitió hace unas semanas.

La secretaria general de su partido, Cuca Gamarra, ha relatado que este jueves mismo el vicesecretario Institucional de su partido, Esteban González Pons, recibió una llamada de la ministra de Defensa, Margarita Robles, e igualmente ha vuelto a declarar su disposición a respaldar los acuerdos suscritos a lo largo de estos dos días en el marco de la Alianza Atlántica, pero también ha criticado la «brevedad» de la comunicación del Ejecutivo y que este no sea capaz de tener una «posición conjunta» en un asunto de Estado tan relevante.