El primer ministro británico, Boris Johnson, saluda al presidente estadounidense, Joe Biden. / AFP | Vídeo: ATLAS

Cumbre OTAN Madrid 2022 La cumbre de Madrid consuma la adhesión de Suecia y Finlandia que se firmará ya este martes

Los líderes de la Alianza valoran la cesión de Turquía para extenderla defensa a los países escandinavos y fortalecer la persuasión sobre Rusia

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

Antes de comenzar se sabía que la cumbre de Madrid pasaría a la Historia como la cita que definiría la estrategia defensiva de la OTAN durante la próxima década. El llamado nuevo Concepto Estratégico contenía los principales desafíos y amenazas de la organización transnacional, con especial énfasis en el papel agresor de Rusia tras la invasión de Ucrania. Todo esto estaba en el borrador del acuerdo madurado en la sede de Bruselas por los 30 estados miembros.

Sin embargo, la política y la diplomacia han tenido un peso extraordinario en una negociación que se preveía más compleja antes de comenzar la cumbre: el acceso de Suecia y Finlandia y el veto conocido de Turquía por la derivada kurda. La foto del martes por la noche, con el acuerdo en la mano tras colmarse las peticiones de Ankara, suponía el «gran éxito» de esta reunión, según coincidieron este jueves en destacar los principales líderes de los países con mayor peso en la OTAN. El próximo martes se firmará la nueva ampliación .

Joe Biden | Presidente de Estados Unidos

En el cierre de la cumbre, Biden aplaudió el fortalecimiento de la OTAN y la retirada al veto a la entrada de Suecia y Finlandia, a lo que se refirió como una «'finlandización'» de la organización atlántica. Aseguró que si bien Rusia ha tratado de debilitar a la Alianza, «ha pasado justo lo que no querían, que se ampliara». «Esta cumbre muestra que nos unimos ante los desafíos», manifestó Biden, quien destacó que el artículo 5 del tratado, que fija el acuerdo de las partes para defenderse en caso de una agresión territorial, es «sagrado» y advirtió de que «un ataque contra uno es un ataque contra todos».

Boris Jonhson | Primer ministro de Reino Unido

Celebró que Finlandia y Suecia hayan sido invitados a formar parte de la OTAN, ya que supone un «gran paso hacia adelante» que hará «más fuerte» a la Alianza Atlántica. Del mismo modo, anunció este jueves otros dos millones de libras (cerca de 2,3 millones de euros) en apoyo militar a Ucrania y se congratuló por la palabra de los socios de llegar al 2% del PIB en defensa para 2030. Un compromiso que Reino Unido cumple hoy, con el 2,12%, y que elevará al 2,5% en este periodo.

Emmanuel Macron | Presidente de Francia

Centró su intervención en reforzar el papel de interlocutor con su homólogo ruso, Vladímir Putin, si el contexto lo aconseja y en coordinación con Ucrania. «Cada vez que la situación lo justifique, no excluyo hacerlo, porque creo que es la responsabilidad de Francia»: trabajar en cuestiones humanitarias «de urgencia» o que puedan «ser útiles», afirmó en la rueda de prensa tras el final de la cumbre, en la que valoró la decisión de Turquía de no impedir la entrada de Suecia y Finlandia.

Olaf Scholz | Canciller federal de Alemania

Garantizó que Berlín seguirá enviando armas a Ucrania «hasta que deje de ser necesario» dado el «peligro» que supone Rusia para el «orden internacional». El mandatario alemán hizo no, obstante, un llamamiento a la «precaución» sobre las «expectativas militares» de cara al fin de la guerra debido a la «dificultad» de la situación y al peligro de que se alargue. Scholz anunció que su país comenzará esta semana el proceso de ratificación del ingreso de Suecia y Finlandia.

Recep Tayyip Erdogan | Presidente de Turquía

Protagonista por el acuerdo del martes, avisó este jueves de que el ingreso de los países escandinavos no es definitivo, en la medida en que el memorando suscrito es «solo es el principio» y Ankara se reserva el derecho a tomar medidas si no cumplen sus «promesas». Entre ellas que Suecia garantice la extradición de 73 «terroristas» kurdos del PKK.