Los Mossos tuvieron que intervenir diversas ocasiones este sábado por la noche ante los incidentes provocados por grupos de violentos tras la manifestación. / p. barrena / afp

Tensión y altercados ante la Jefatura de Policía al final de la manifestación

Los más radicales queman fotos de Aragonès y Sánchez y protestan ante la Policía y la Patronal Foment

CRISTIAN REINO Barcelona

Por momentos, las imágenes vistas este sábado en algunos momentos de la manifestación por la Diada hicieron temer que las protestas derivarían en los enfrentamientos violentos vividos en la ciudad de Barcelona durante semanas tras la sentencia contra los líderes del 'procés', en octubre de 2019. Al final no llegó a mayores.

Al cierre de esta edición, los Mossos confirmaban dos detenidos –uno acusado de desórdenes públicos y otro de atentado contra agentes de la autoridad- por haber participado en la protesta violenta frente a la Jefatura de la Policía Nacional, en la vía Layetana de Barcelona. Se trata de un escenario ya habitual de altercados entre jóvenes CDR y la Policía catalana, que suele actuar para proteger a la Policía española.

Fue al final de la marcha de la ANC y Òmnium Cultural en el centro de Barcelona, cuando un grupo de un centenar de jóvenes lanzaron objetos contra la comisaría policial, como latas, sillas o una bengala, en este caso contra un furgón de los Mossos d'Esquadra, en tareas de dispersión de los más alborotadores.

Hubo carreras, pero no cargas, y se vivieron momentos de tensión, pero nada que ver con las algaradas de Urquinaona en el año 2019. Fuentes de Interior señalaban que no se esperaba que la noche fuera larga, como había ocurrido en otras ocasiones, en que los enfrentamientos entre los agentes y los manifestantes tuvieron lugar cuando cayó la noche y los manifestantes de la protesta principal (la de la ANC y Ómnium) ya estaban en sus casas.

Enfrentamiento entre independentistas

No fue la única protesta violenta. La Diada estuvo marcada por la división en el independentismo. Hubo división entre los partidos, la hubo en la manifestación de la ANC y hasta hubo un enfrentamiento que protagonizaron dos grupos muy minoritarios, uno de extrema derecha independentista y otro de extrema izquierda, que provocaron una batalla campal en el Fossar de les Moreres, con agresiones y lanzamiento de objetos.

Vídeo. Manifestantes independentistas queman una foto de Aragonés y Pedro Sánchez. / e. p.

El enfrentamiento se produjo por el intento por parte del sector identitario de acceder a la plaza para homenajear a los caídos de 1714, pero los de la extrema derecha no se lo permitió. Otro grupo también de la derecha nacionalista, Alianza Catalana, denunció que un grupo de radicales secesionistas irrumpió contra una carpa que tenía instalada en el centro de Barcelona.

Mientras, Arran, las juventudes de la CUP, quemó fotos en la puerta de la patronal Fomento del Trabajo del consejero de Economía, Jaume Giró; el presidente de Foment de Treball, Josep Sánchez Llibre, y los presidentes de ACS y Real Madrid, Florentino Pérez, e Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán. Una decena de encapuchados, en una protesta alternativa de la CUP, quemó una foto de Sánchez y Aragonès. «La lucha es el único camino. Ni pactos ni renuncias», era el lema de la protesta.