El portavoz del PSOE, Felipe Sicilia, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la Ejecutiva Federal de la formación política, este lunes en Madrid. / EFE/Luca Piergiovanni/Vídeo: E. P.

El PSOE no ve hoy «ni una sola razón» para cesar a la jefa del CNI

Felipe Sicilia hace una encendida Defensa de la ministra Robles, señalada por ERC y Unidas Podemos, y llama a esperar el resultado de las investigaciones internas antes de exigir responsabilidades

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERAS Madrid

El Gobierno lleva días alentando la idea de que, si alguien cae por la crisis del espionaje, será la directora del CNI, Paz Esteban. A pesar de que no solo partidos como Esquerra sino sus propios socios de coalición, Unidas Podemos, han advertido ya de que no les bastará con que se sacrifique un peón técnico y reclamen una cabeza política, en concreto la de la ministra de Defensa, Margarita Robles, los socialistas tratan de circunscribir la polémica al funcionamiento de los servicios de inteligencia. Y, sin embargo, el portavoz del PSOE, Felipe Sicilia, defendió este lunes que «a día de hoy no hay ni una sola razón para que la directora del CNI no esté en su puesto».

Sicilia, que compareció en la sede de la formación al término de la reunión de la ejecutiva federal, tampoco descartó por completo que más adelante Esteban pueda verse obligada a abandonar el cargo que lleva desempeñando desde que en 2019 se jubiló el que era su jefe inmediato, el general Félix Sanz Roldán, aunque remarcó que tiene el apoyo de quien «debe» tenerlo, la ministra Robles. Lo que cabe leer de sus palabras, en todo caso, es que el Ejecutivo sigue pensando cómo salir del atolladero y que la eventual defenestración de veterana responsable de 'La Casa' no será inmediata.

«El trabajo -dijo el dirigente socialista- tiene que seguir, el CNI tiene que seguir investigando qué ha podido acontecer y tendremos que ver qué conclusiones se sacan de ese control interno que está efectuando y de los trabajos para mejorar la ciberseguridad en nuestro país».

Después de anunciar hace una semana que tanto los teléfonos del presidente del Gobierno como el de la titular de Defensa habían resultado infectados con el virus Pegasus en mayo y junio de 2021 y de asegurar que el ataque había sido descubierto solo ahora, al someter a revisión los terminales a raíz de la publicación en 'The New Yorker' de un espionaje con el programa israelí a más de sesenta independentistas entre 2017 y 2020, el Ejecutivo anunció que se revisarían los móviles de todos los ministros.

Unos días antes, en una reunión con la consejera de Presidencia de la Generalitat, Marta Vilagrà, para tratar de encauzar un enfado que amenazaba con hacer soltar por los aires la legislatura, el ministro para todo del Gobierno, Félix Bolaños, había prometido además una investigación interna en el CNI. Investigación de la que, en principio, derivaron los datos ofrecidos el pasado jueves por Esteban en la comisión de secretos oficiales del Congreso y de la que se colige que los servicios de inteligencia españoles solo son responsables de 18 pinchazos telefónicos a independentistas, incluido el hoy presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que contaron con autorización judicial.

Sicilia insistió en que queda por ver «qué ha podido ocurrir» y falta por terminar «ese control interno que el CNI se ha comprometido a realizar». «Esperemos para ver si a raíz de esas conclusiones hay que llevar a cabo algún tipo de responsabilidades o no», adujo. En todo caso, de quien hizo una encendidísima defensa fue de la ministra Robles. «Soy claro y tajante: tiene todo el apoyo de la ejecutiva del PSOE como de todo el Gobierno y la prueba evidente es que hoy sigue siendo ministra de Defensa; una ministra magnífica, por cierto, muy bien valorada por la ciudadanía y un orgullo para este partido».