El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès y el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigenrò. / EP

Esquerra exige «como mínimo» la cabeza de Robles y Junts, la de Sánchez

Aragonès apremia al presidente del Gobierno para verse «cuanto antes»

CRISTIAN REINO Barcelona

La Generalitat ha apremiado este lunes al Gobierno a que ponga ya fecha y hora a una reunión entre Pedro Sánchez y Pere Aragonès para abordar la crisis política que ha estallado con el caso Pegasus de espionaje a líderes independentistas. Tras el breve encuentro del viernes entre los dos presidentes en la entrada de la reunión anual del Círculo de Economía, en el que se emplazaron a verse, sin concretar nada, el Govern catalán ha calificado la situación de «muy crítica» y ha reclamado la reunión entre Sánchez y Aragonès «cuanto antes mejor».

El presidente de la Generalitat, en cualquier caso, ha mantenido este lunes un perfil mucho más bajo que en días anteriores. Aragonès ha intervenido en dos actos relacionados con el día de Europa y solo en uno de ellos ha hecho una referencia velada al asunto. Aragonès ha reiterado su «fuerte compromiso con la construcción europea» y ha depositado en la UE la «esperanza de Cataluña de tener un espacio para resolver los problemas de su sociedad respecto a la libertad y a los derechos individuales y colectivos». Sí ha hablado sobre el espionaje la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, en RNE, y ha exigido respuestas al Gobierno para recuperar la relación y el diálogo. Hace falta, ha dicho, una «respuesta formal y clara» del presidente del Gobierno, así como «explicaciones esclarecedoras» y «esclarecimiento de responsabilidades». Sobre si al Govern le bastaría con el cese de la directora del CNI, Vilagrà se ha limitado a responder que «depende».

ERC, de hecho, llevará esta semana a votación en el pleno del Parlament una moción que exige la dimisión de la ministra de Defensa por «justificar el espionaje masivo». La secretaria general adjunta de Esquerra, tras la reunión de la ejecutiva, ha exigido «como mínimo» el cese de la ministra, tanto por haber permitido el espionaje, según los republicanos, como por las declaraciones que hizo en el Congreso, en que ERC cree que «justificó que los independentistas merecen ser espiados». «Ese día tenía que haber sido cesada de manera fulminante», ha señalado Vilalta.

unts ha ido aún más lejos que sus socios republicanos y ha elevado este lunes el listón de las responsabilidades hasta el mismo presidente del Gobierno. El secretario general de la formación nacionalista, Jordi Sànchez, ha dudado que Pedro Sánchez no supiera nada del caso. «Si no sabía nada lo que debe hacer es dimitir», ha afirmado en Rac-1. «Tiene sobre la mesa unos informes que le remite el CNI. Y él tiene la oportunidad de desclasificar estos papeles. Hay 18 personas investigadas por el CNI. Pedro Sánchez tiene la capacidad, si quiere, de desclasificar estos informes. Si lo hace, tendremos un poco de luz a un tema de una enorme oscuridad», ha rematado. La consejera de Exteriores, Victoria Alsina, por su parte, ha reclamado a la UE que «prohiba» softwares como Pegasus.

Mientras, el juzgado de instrucción 21 de Barcelona ha recibido ya, por reparto, la querella presentada en nombre de Ómnium Cultural por el caso Pegasus, la primera querella formalmente presentada por el independentismo. El magistrado ha registrado y ha dado traslado a la Fiscalía para que, de forma previa a resolver sobre la admisión a trámite, informe sobre la competencia. En este momento, por tanto, «no hay una investigación abierta en instrucción 21 de Barcelona», han aclarado fuentes judiciales. Lo que hay es una querella registrada y enviada a la Fiscalía.