Los presos abandonan la prisión de Lledoners. /EFE

Los presos abandonan la prisión de Lledoners. / EFE

Junqueras, tras salir de prisión: «La independencia es la libertad de Cataluña»

Los nueve presos condenados por el 'procés' han abandonado la cárcel después de que esta mañana el Supremo ordenase su liberación

CRISTIAN REINO Barcelona

Tres horas después de que el BOE publicara los indultos, los nueves presos del 'procès' han salido esta mañana de prisión. Los siete dirigentes secesionistas varones - Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Cuixart, Jordi Sànchez, Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn- han abandonado el penal de Lledoners (Barcelona), Carme Forcadell se ha despedido de la cárcel de mujeres de Barcelona y Dolors Bassa, de la de Les Puig de les Basses (Girona). La primera en hacerlo, dos minutos después de las doce, ha sido Forcadell.

Tres años y medio después de su encarcelamiento, los dirigentes secesionistas, condenados a penas de nueve a trece años por su implicación en los hechos de octubre de 2017, han salido libres, arropados por cientos de personas, en tres homenajes -uno por cárcel- tributados por parte de los grupos independentistas.

Han salido con el puño en alto, enarbolando una estelada, defendiendo la autodeterminación y la amnistía, muy contentos y reafirmando su compromiso con la secesión. Los presos han presentado su salida de prisión como una «victoria» del independentismo, como una primera victoria hasta la victoria final de la independencia. Según han expresado los líderes excarcelados en sus primeras palabras tras salir de la cárcel, su liberación solo ha sido posible gracias a la movilización ciudadana y a las victorias electorales del secesionismo. Mensajes en clave interna hacia la parroquia independentista, que chocan con algunas de las cosas que han escrito algunos de ellos estos últimos días, como Junqueras o Sànchez, antes de ser indultados. Todos ellos han reclamado la amnistía y el regreso de los «exiliados», en concreto Carles Puigdemont y se han comprometido a seguir luchando por la independencia.

La primera en abandonar la prisión ha sido Carme Forcadell. La expresidenta del Parlament ha sido recibida entre aplausos y gritos de independencia, como después lo han sido el resto de dirigentes independentistas. «Muchísimas gracias a todas las personas que se han movilizado por nuestra libertad», ha dicho Forcadell, quien ha considerado que las liberaciones «son un paso para el final de represión». «Es verdad que la represión todavía no ha acabado, pero este es un primer paso. Eso sí, no podemos olvidar de que ahora solo salimos nueve personas», ha coincidido Dolors Bassa, exconsejera de Trabajo.

El ambiente triunfal se ha repetido a las puertas de la cárcel de Lledoners, donde Cuixart, Sánchez, Forn, Rull, Turull, Romeva y Junqueras han posado con una estelada y una bandera con el lema 'Libertad para Cataluña'. Ninguno de ellos ha dado la más mínima muestra de arrepentimiento. «Hoy es un día en el que los catalanes y catalanas nos reafirmamos. No existe indulto que haga callar al pueblo de Cataluña», ha señalado Cuixart, presidente de Ómninum Cultural. Jordi Sànchez, ex presidente de la ANC, ha advertido que «no habrá silencio a cambio de los indultos».

Los exconsejeros Forn, Rull, Turull y Romeva han mantenido el tono beligerante hacia España y el desafío para llegar a la republica catalana. «Seguiremos luchando por la independencia y la conseguiremos», ha resumido Rull.

El último en tomar la palabra ha sido Oriol Junqueras. El exvicepresidente de la Generalitat ha destacado que hoy todos los condenados renuevan «el compromiso de trabajar por todos los represaliados y por la libertad de Cataluña». «Y la independencia es la libertad de este país», ha concluido antes de señalar los indultados seguirán trabajando para «hacer realidad el sueño de una república catalana».

Fiesta independentista

El independentismo se ha movilizado para arropar a los ya expresos en su salida de prisión. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, los partidos secesionistas y las plataformas soberanistas se desplazaron a Lledoners para dar su apoyo a los indultados. En la explanada que da a la entrada del penal, se instaló un escenario desde donde se espera que los líderes indultados pronuncien sus primeras palabras tras ser liberados. La presidenta del Parlament, Laura Borràs, acudió a la cárcel de mujeres de Barcelona para respaldar a Forcadell. El secesionismo trabaja en un gran acto de recibimiento, en el Palau de la Generalitat o en el Parlament para los próximos días. El objetivo es presentar los indultos no como una derrota del movimiento, sino como un «triunfo», como afirmó días atrás Oriol Junqueras, como una victoria sobre el Estado español, ante la presión de un fallo desfavorable del Tribunal Europeo de Derechos Humanos o del Consejo de Europa.

Según afirmó ayer el presidente de la Generalitat, los presos saldrán con la «cabeza alta» y «los ideales intactos». «Salen con la voluntad reforzada de construir una república catalana libre y justa y con el convencimiento de que es la hora de respetar la voluntad popular de los catalanes para resolver definitivamente el conflicto entre Cataluña y el Estado español», aseguró.