El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. / EFE

Marlaska niega que la Policía marroquí actuara en suelo español en Melilla

La oposición ataca al Gobierno por su «asalto» a las instituciones

CRISTIAN REINO

Sesión de control al Gobierno en el Congreso a medio gas por la ausencia del presidente del Gobierno y algunos de los ministros por la celebración de la cumbre de la OTAN. Los grupos de la oposición de la derecha han atacado al Ejecutivo central por el intento, a su juicio, de tomar el control de algunas instituciones del Estado como el INE, el CNI o la Fiscalía para asegurarse la permanencia en la Moncloa. «Ni he presionado ni cesado al líder de una institución independiente», ha asegurado la vicepresidenta Nadia Calviño.

El Gobierno busca un INE a la «carta» como el CIS de Tezanos solo para «mantenerse en el poder», ha denunciado el PP. El Ejecutivo central «arrasa» con todo, según Vox. «Están de salida», ha avisado el partido de la ultraderecha, por eso arrasan con todo como una «huida hacia adelante». «Ustedes son el batallón de asalto a las instituciones», ha criticado Ciudadanos. La dimisión de Juan Rodríguez Poo como presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), anunciada este pasado lunes por el Gobierno y justificada por «motivos personales», ha levantado suspicacias entre los grupos de la oposición, que también han criticado los cambios en el consejo de administración de la empresa Indra, el «mayor ataque a la libertad de empresa», según el PP. Calviño ha negado presiones de ningún tipo y ha aprovechado la sesión de control para pedir el apoyo «unánime» de la Cámara al segundo decreto anticrisis aprobado por el Gobierno.

El otro punto polémico de la sesión parlamentaria ha sido la tragedia de Melilla con la muerte de migrantes tras el intento de saltar la valla y las palabras de Pedro Sánchez, en que afirmó que lo de Melilla estuvo bien resuelto. El PP ha pedido al presidente del Gobierno que se retracte por su falta de sensibilidad. «No haga una interpretación parcial de lo que dijo el presidente», ha replicado el ministro del Interior al PP. Según Fernando Grande-Marlaska, Sánchez «en modo alguno justificó vulneración de derechos» y ha calificado como un ataque «violento» a la frontera hispano marroquí.

El ministro ha asegurado que en política migratoria, el Gobierno trabaja en desarticular mafias, salvando vidas y protegiendo las fronteras y ha advertido de que no tiene «ningún complejo» ante controles internos y externos como el planteado en investigaciones de la Fiscalía General del Estado o Naciones Unidas. Marlaska ha señalado que la política migratoria del Ejecutivo cumple de manera «escrupulosa» los derechos humanos. Y ha negado que la Policía de Marruecos actuara en suelo español a pesar de la difusión de unas imágenes que apuntan en ese sentido. «Falsedades de este tipo, excepto si hay pruebas, le pido que no las repita», le ha espetado a EH Bildu. La formación independentista vasca ha comparado la gestión del Gobierno de esta crisis con la que hizo el Ejecutivo del PP con la de la tragedia del Tarajal.

Había interés también por escuchar al ministro de Consumo, Alberto Garzón, cuyo partido ha encabezado las protestas contra la OTAN. Garzón ha evitado criticar a la organización en una interpelación del PP que le ha recordado que en el pasado calificó a la OTAN como una organización «criminal». «Me siento cómodo en los valores mayoritarios de este país», ha dicho el ministro, que son a su juicio el pacifismo y la solidaridad. Ha recordado que IU nació como organización política contra la entrada de España en la OTAN y ha señalado que lo mejor para la paz es «preservar la autonomía» de la UE.