Esperanza Casteleiro. / EFE

Esperanza Casteleiro, una agente de campo a la sombra de Robles

La ministra aúpa a su número dos en Defensa a la dirección del CNI, donde ha trabajado cerca de 40 años en distintas responsabilidades. «Vuelve a casa. Se lo sabe todo», afirma Robles

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

«Le gusta que le digan que es una funcionaria del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Una servidora pública desde hace cerca de 40 años, que ha trabajado en España y en países muy lejanos. Una persona que ha hecho renuncias en su vida personal para servir al país: sin protagonismo, con silencio y entrega a su trabajo. Que sabe dirigir conjuntos y equipos, y que cumple escrupulosamente la ley, cada día».

La puesta en escena de Esperanza Casteleiro (Madrid, 1956) como nueva directora del CNI en sustitución de Paz Esteban es una apuesta personal y continuista de Margarita Robles. La ministra de Defensa ha presentado con estas palabras a la nueva responsable de los servicios secretos. Era su número dos en el departamento ministerial como secretaria de Estado -será sustituída por Amparo Valcarce- y antes fue su jefa de Gabinete durante dos años y medio.

Es decir, Casteleiro es una funcionaria de la máxima confianza de la ministra, que ha trabajado a la sombra de Robles y antes, desde 1983, en el CESID primero y luego, a partir de 2002, en el CNI. «Vuelve a casa, donde se lo sabe todo», ha explicado la responsable de Defensa en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Al centro de inteligencia ubicado en la salida de la carretera de A Coruña -provincia donde procede la familia paterna de la nueva jefa de los 3.000 espías españoles y sus colaboradores-, Casteleiro entró muy joven, con apenas 27 años, tras finalizar las carreras de Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Complutense.

Una espía de «la Casa»

En «La Casa» ha ocupado diversos puestos centrales, llevando a encabezar la división de Contrainteligencia y la Jefatura del Área de Gestión de Recursos Humanos. Antes, ha estado desplegada en el exterior en países como Cuba o Portugal, como agente de campo, a diferencia de su antecesora Paz Esteban, que ha hecho todo su periplo profesional en España.

En 2004, durante el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y con José Bono como ministro de Defensa, fue nombrada secretaria general del CNI. Era la número dos del director Alberto Saiz, quien fue cesado en 2009 tras un escándalo personal. Casteleiro ocupó el cargo durante casi cuatro años, siendo sustituida en 2008 por Elena Sánchez, otra veterana de la agencia como Esteban.

Tras su salida de la Secretaría General, Casteleiro volvió a ocupar diversos puestos de inteligencia exterior. En 2014 fue nombrada jefa de la unidad de inteligencia del CNI en el CITCO, el centro contra el crimen organizado y el terrorismo, donde estuvo hasta junio de 2018. En ese momento dio el salto al Ministerio de Defensa de la mano de Robles. Primero como jefa de Gabinete y desde junio de 2020 como secretaria de Estado.

Su nombre ya apareció en las quinielas para sustituir en 2019 a Félix Sanz Roldán, pero Robles propuso a Paz Esteban para seguir trabajando con Casteleiro, hija de un coronel del Ejército del Aire que ahora llega a la jefatura del CNI para cerrar la crisis provocada por el espionaje de Pegasus. La noticia la conoció de viaje en el extranjero para relanzar la industria de defensa nacional.