Junqueras da lecciones de historia

24/06/2020

El líder de ERC descarta una tercera guerra mundial en su vuelta a las aulas de la universidad

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, regresó este martes a las aulas universitarias, su hábitat natural antes de su entrada en política, en el año 2009 como europarlamentario y alcalde de Sant Vicençs del Horts (Barcelona). El dirigente republicano, que es doctor en Historia del Pensamiento Económico y que era profesor en la Universidad Autónoma de Barcelona, dirige un pequeño curso de tres sesiones bajo el título ‘Reflexionar sobre el pasado para entender el presente’, en el marco del centro internacional de formación continua de la Universidad de Manresa. El pasado 3 de marzo, Junqueras salió por primera vez de la cárcel, donde cumple una pena de 13 años por sedición, y se incorporó a su nuevo empleo como docente, en virtud de la aplicación del artículo 100.2 del régimen penitenciario que está permitiendo a los presos del ‘procés’ salir a diario del penal. Pero semanas después estalló el coronavirus y los presos tuvieron que confinarse en el penal.

Este martes impartió su primera clase telemática, hablando sobre el final de la Segunda Guerra Mundial. Junqueras siempre se ha considerado más académico que político, pero no dejó escapar ni una sola referencia, no solo a la situación actual de la política, sino que no mencionó la palabra Cataluña. Fue una hora donde se centró en los momentos finales de la segunda gran guerra y en concreto puso el acento en la capitulación de Japón. El dirigente republicano lanzó una pregunta en voz alta a sus alumnos: «¿Por qué no se rindió Japón inmediatamente después del lanzamiento de la primera bomba atómica por parte de EE UU?». «Cuesta entender que no lo hiciera», dijo. Alguna mente mal pensante podría especular con que estaba pensando en Carles Puigdemont, que se resiste a capitular, a diferencia de todos los demás dirigentes secesionistas, como él mismo, que asumieron que tenían que afrontar un juicio en el Supremo y sus responsabilidades en forma de años de cárcel. Pero es más que probable que por una vez evitara la pugna con el dirigente de JxCat.

EL DATO:
13

años de prisión y trece de inhabilitación absoluta por sedición en concurso con malversación fue la sentencia del Supremo.

El líder de Esquerra hizo algunas reflexiones sobre cuestiones de política internacional que son consecuencia de la Segunda Guerra Mundial. El conflicto entre China y Taiwán, dijo, es uno de los elementos clave de la geopolítica, señaló, y a implicación de EE UU y sus aliados de la OTAN por proteger a la pequeña isla es «muy relevante». «China acabará sustituyendo a Estados Unidos en la primacía económica y la India se disputará con los norteamericanos la segunda posición», vaticinó. Junqueras desgranó la teoría según la cual, a su juicio, no habrá Tercera Guerra Mundial, entendida como las dos anteriores, sino que el conflicto será de otro tipo. «Deseo que no sea posible nunca más», expresó. «Aunque durante la Guerra fría estuvimos cerca», señaló.

Epidemias

A su entender, los conflictos del futuro serán «comerciales», «comunicativos» y en las «redes». «La computación cuántica será un elemento disruptivo», según dijo. Y habrá una disputa también por encontrar la vacuna contra el coronavirus. En este punto, Junqueras discrepa de algunos líderes mundiales, como Donald Trump, que apuntan directamente contra Pekín como responsable de que el virus se haya extendido por todo el mundo con objetivos militares y geopolíticos. «No forma parte de la estrategia de confrontación. Se trata de la evolución natural del virus. Pandemias ha habido muchas durante años. Parece que la Covid es un fenómeno natural favorecido por la densidad de población», reflexionó. El martes que viene abordará las consecuencias de las epidemias a lo largo de la historia y el 7 de julio reflexionará sobre los «mejores momentos de Atenas, el Renacimiento y la Ilustración». Y es que, no toda la humanidad está pendiente todo el día del ‘procés’, a pesar de lo que piensen algunos.

Además de profesor, Junqueras está empleado en el archivo del Monasterio de Poblet como investigador. Allí está todo el legado sobre el presidente Josep Tarradellas, al que algunos tratan de identificar con el dirigente republicano, y también los documentos que entregó el lehendakari Iñigo Urkullu sobre sus intentos de mediación -con el propio Junqueras- durante los hechos de octubre de 2017.