Campaña electoral entre Cataluña, el miedo a la recesión y sin mayoría clara

30/10/2019

La campaña exprés para las elecciones generales del 10 de noviembre dará inicio en la noche del jueves al viernes en un contexto político de crispación debido a la situación de Cataluña, donde la sentencia condenatoria del procés ha provocado multitud de protestas y de altercados violentos de sectores independentistas. También estará presente el fantasma de la recesión tras los datos macroeconómicos conocidos en las últimas semanas, así como la falta de una mayoría clara para formar gobierno a juzgar por los sondeos, salvo la macroencuesta del CIS.

Aunque la campaña oficial arranca en la medianoche del jueves al viernes, los partidos llevan meses de precampaña, sobre todo desde que fracasaron las conversaciones con Unidas Podemos para que Pedro Sánchez fuera investido presidente. Sin embargo, ante la nueva convocatoria electoral la mayoría de las encuestas siguen sin dar una mayoría clara que facilite la gobernabilidad, a excepción del CIS, que augura la posibilidad de que Sánchez pudiera sumar mayorías absolutas con Podemos o Ciudadanos. Por el contrario, el resto de sondeos dan como ganador al PSOE, pero con un número de escaños igual o inferior a los que obtuvo el 26 de abril.

También hay coincidencia en el fuerte crecimiento del PP que estaría cerca de los 100 escaños, el hundimiento de Ciudadanos que podría incluso caer a quinta fuerza política, mientras Unidas Podemos resiste a la baja y Vox se beneficia de la situación política en Cataluña y de la exhumación de Franco, escalando según algunos sondeos hasta por encima de los 40 escaños.

La crisis catalana crece en medio de la incertidumbre política

En medio de esta incertidumbre sobre la futura formación de gobierno, la crisis de Cataluña se sigue manteniendo, azuzada por la reacción de los independentistas contra la sentencia del Tribunal Supremo, que condena a prisión a 9 de los 12 políticos juzgados por su implicación en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Las protestas y los altercados han provocado centenares de heridos, algunos de gravedad, entre ellos, un policía nacional, y la violencia y su posible vinculación con dirigentes políticos está siendo investigada por los servicios de inteligencia y la Policía.

Pero estas movilizaciones no tienen perspectiva de finalizar y pueden seguir influyendo en la campaña electoral, ya que hay anunciadas nuevas convocatorias por parte de 'Tsunami Democrátic' y de Arrán, la organización juvenil de la CUP, por lo que el Gobierno teme que pueda haber altercados en la visita de los Reyes a Gerona los días 4 y 5 o en la jornada de reflexión.

Campaña electoral entre Cataluña, el miedo a la recesión y sin mayoría clara

En el plano político, la violencia está siendo utilizada por algunos líderes independentistas para presionar al Gobierno a negociar. Torra no ha realizado una condena clara, según el Gobierno, y además ha calentado la situación abriendo una investigación contra los Mossos. Y la presidenta de la ANC la ha llegado a justificar por el rédito que aporta para internacionalizar la situación.

Enfriamiento de la economía

A esta situación se suma el "enfriamiento" de la economía que el propio Gobierno en funciones reconoce y que se constata con el rosario de datos preocupantes en materia económica, que han hecho aflorar el fantasma de la crisis.

Entre estos datos están: el estancamiento en la creación de empleo que ha reflejado la última EPA; la caída del 21 por ciento en la venta de casas; el desplome de casi el 30 por ciento en la firma de hipotecas; la previsible desviación del déficit público; o la corrección a la baja del crecimiento español del PIB.

En este contexto, los partidos se enfrentan al reto de movilizar el voto, ya que son las cuartas elecciones generales en cuatro años y de convencer a los indecisos, el 32 por ciento según la encuesta del CIS.

Así las cosas, la estrategia de Pedro Sánchez ha sido la de movilizar el propio voto, aprovechando la exhumación de Franco, cuya fecha se ha pegado al inicio de la contienda electoral. Trabaja para atraer el voto de los indecisos presentando al PSOE como el único capaz de formar un gobierno fuerte frente a la debilidad que les convendría a los independentistas.

Campaña electoral entre Cataluña, el miedo a la recesión y sin mayoría clara

Pero también peleará en esta campaña por recoger a los votantes desencantados con Podemos o del independentismo catalán. De hecho, a última hora, y después de no haber vuelto a mencionar ni al 'relator' ni la España federal, ha incluido en el programa la Declaración de Barcelona, que prevé una reforma constitucional para una España federal, el reconocimiento de la plurinacionalidad y "de las aspiraciones nacionales de Cataluña".

Pero Podemos también está peleando por retener sus votos a pesar de los augurios de las encuestas. Ataca al PSOE acusándole de ser el culpable de la repetición electoral y de estar preparando un pacto con el PP que podría llevar a nuevos recortes. Por el contrario, los 'morados' se presentan como la "garantía" de que se cumplan las medidas sociales, defienden una mesa de partidos en Cataluña sin líneas rojas y siguen apostando por celebrar un referéndum.

El control de la derecha

La disputa entre PP, Cs y VOX por hacerse con los votos de la derecha, también les ha llevado a acusar al gobierno de "pasividad" en la crisis catalana y a plantear medidas más expeditivas.

En este sentido, Pablo Casado, que ha moderado su discurso para atraer también a los votantes de centro, reclama la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional y prepararse para activar el artículo 155 de la Constitución con el requerimiento por escrito al presidente catalán.

Campaña electoral entre Cataluña, el miedo a la recesión y sin mayoría clara

El líder popular centrará también su campaña, sin descuidar el problema catalán, en la economía. Los populares alertan de la posible recesión y basan sus propuestas en su "revolución fiscal" con la que pretende devolver 16.000 millones a los contribuyentes y en medidas para reactivar la creación de empleo. De hecho, quieren que haya un debate económico en la campaña, pero el PSOE se ha mostrado remiso a ello.

El partido de Albert Rivera, consciente de que el castigo que le dan los sondeos puede ser por su negativa a negociar con Sánchez, se ofrece como solución para el desbloqueo y además, intentarán poner en valor el hecho de ser el partido que, desde el principio, tuvo una posición firme contra el separatismo. Para demostrar su firmeza, han incluido en su programa la aplicación inmediata del 155 en Cataluña.

Por su parte, la receta de VOX para Cataluña es suspender la autonomía hasta restaurar el orden constitucional. Sabedores de que pueden verse beneficiados por la exhumación de Franco, están recordando en sus mítines los "crímenes" de la izquierda en el pasado. Y para debilitar el voto del PP alertan de un "tricentrito" tras el 10N, entre PSOE, PP y Cs. En materia económica, inciden en bajar impuestos y suprimir chiringuitos.

Los nuevos

Estas elecciones también podrían acabar con dos partidos nuevos en el Congreso, el de Iñigo Errejón, Más País, que se presenta como la opción contra el bloqueo para un gobierno progresista y la CUP, los radicales independentistas, ya que alguna encuesta le otorga hasta 4 escaños.

En Cataluña, la pugna por los votos entre ERC y JxCat se puede saldar con un aumento de los escaños para la formación republicana, según auguran las encuestas. La estrategia de ambos, aunque es de presión al Gobierno para que negocie, difiere en la postura mostrada por los dirigentes de la formación de Puigdemont. Estos no han tenido una postura clara frente a la violencia de estas semanas, mientras que desde ERC sí se ha rechazado, aunque siguen insistiendo en que la independencia es irreversible y piden una mesa de partidos que negocie sin vetos ni apriorismos.

  • 1

    ¿Apoyas el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos para formar un Gobierno progresista de coalición?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados