Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 24 de julio
Los propietarios y empleados de la gasolinera La Chasnera (Tenerife) celebran haber vendido el primer premio. Efe
El 88008, el Gordo más alto y tardío de la historia

Lotería de Navidad

El 88008, el Gordo más alto y tardío de la historia

El premio más esperado salió en la novena tabla, cantado por Yesica Valencia y Francisco Moreno, y se vendió por todo el país con Madrid, Jaén y Écija como los lugares donde más alegría se repartió

Viernes, 22 de diciembre 2023, 12:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Sorteo Extraordinario de Navidad de 2023 pasará a la historia por ser, probablemente, el que más nervios provocó entre los más fervientes seguidores del sorteo, los optimistas que esperan que los miles de euros tapen agujeros o hagan realidad esos sueños imposibles. Porque ni el segundo premio ni el Gordo salían del bombo pequeño colocado en el escenario del Teatro Real.   

Hubo que esperar hasta la novena tabla para que salieran ambos y confirmar que sí, que estaban, y romper con cualquier atisbo de teoría de la conspiración. El Gordo fue el 88008, apareció a las 13:16 horas y se convirtió en el más tardío en aparecer en las 213 ediciones celebradas hasta la fecha. El anterior récord databa de 2014, cuando al 13437 le vino bien salir a la una de la tarde. En punto. También el número más buscado tiene el honor de ser el más alto de la historia. Día de récords en el Teatro Real, que una vez más se llenó de los apasionados a la lotería y los friquis habituales de cada año.

Yesica Paola Valencia y Francisco Moreno tuvieron el honor de ser los cantores de las cifras más deseadas de la mañana del primer día de invierno, del premio que reparte más ilusión. Y cumplió con esta última máxima. Vaya que si cumplió. Repartió dinero por todas partes. Hasta 240 administraciones o terminales de lotería vendieron algún décimo de este número que entra en la categoría de los raros o feos. Pero como subrayan siempre los expertos, pueden tocar igual que los considerados bonitos. Aunque lo bonito es que toque, ¿no?

De la tarta gigantesca de millones, hubo tres lugares que se quedaron con los trozos más grandes: la administración número 205 de Madrid, la seis de Jaén y la cinco de Écija (Sevilla). Si las tres vendieron todas las series que tenían consignadas, repartieron 340 millones de euros. Como curiosidad, es la octava vez consecutiva que el primer premio recae en la capital madrileña y van 84 desde 1816; Jaén capital debuta como agraciada al igual que la ciudad hispalense. Para los amantes de las estadísticas, es la vigesimoquinta vez que el Gordo termina en ocho.

A partir de ese momento, a la hora del aperitivo, empezó el ritual de abrazos, besos, saltos descontrolados y descorche de espumosos en casas, lugares de trabajo y a las puertas de las administraciones de media España. Era difícil encontrar un lugar donde no había felicidad desbordada. Los loteros, por supuesto, encantados de haber repartido felicidad porque siempre algo vuelve en sorteos posteriores ante el reclamo de comprar en el lugar donde cayó el Gordo. Aunque para Rocío la alegría era mucho más personal. Su marido ha fallecido este año. «Llegó al cielo y nos ha preparado el regalo más bonito», decía a TVE mientras esperaba que la noticia se propagase entre los vecinos del madrileño barrio del Pilar.

Décimos del primer premio se han vendido en 240 administraciones o terminales de lotería repartidos por todo el país

También hay sitios insospechados donde uno recibe la alegría. A Mercedes y José Antonio les pilló en la UCI del hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Esperaban ver a un familiar cuando se enteraron de la noticia. «Lo compré en Écija la semana pasada cuando solo quedaban dos», recordaba, un poco abrumada, Mercedes. En la provincia hispalense han caído unos 121 millones entre Écija (60), Dos Hermanas (28) y varias administraciones de la capital (20 millones). Otra vecina de Écija, María, reconoció haber comprado el décimo el jueves y que ayer estaba «resacosa perdida» después de disfrutar de la cena de empresa la noche anterior. «Me levanto y veo que me han tocado 400.000 euros. No puede ser», exclamaba eufórica. Es posible que no se haya inventado un mejor método para aliviar los estragos del alcohol.

Ruymán Verona sabía que había vendido el décimo del 88008, que había llegado suelto al Caminito de Teror (Gran Canaria), su administración, porque el 08 final coincide con la celebración del Día del Pino (8 de septiembre) en Teror. Solo un décimo también se despachó en La Caprichosa de Toledo, donde también repartieron cuatro quintos. Rodrigo, el responsable, no podía estar más contento. Toledo capital debutaba entre las capitales agraciadas con el Gordo.

En cambio, en la estación de servicio más famosa de Tenerife no paraban de festejar. La Chasnera, en Granadilla de Abona, aseguraban que iban a estar todo el día de celebración. Además del Gordo, había despachado el segundo y cuatro quintos. «Este años hemos superado nuestras expectativas», aseguraba Antonia, responsable del negocio.

Monopolio de los quintos

El Sorteo Extraordinario de Navidad se convirtió, en sus dos primeras horas de duración, en un monopolio de los quintos. No había manera de que saliera otra bolita que la de los 60.000 euros la serie (6.000 euros al décimo). Con los habituales minutos de retraso, la cantinela de números y premios comenzó con la primera tabla protagonizada por Luis y Ángel, que no tuvieron suerte de repartir felicidad. Natalia y Francisco sí la tuvieron: dos quintos en la segunda tabla y a un ritmo más ágil. Lo hicieron cada cuarto de hora, intervalo que 'copiaron' Yesica y Ainhoa en la siguiente tabla. Pero es que en la cuarta, Paula y Ángel narraron el quinto y el sexto de los quintos en 18 minutos. Del resto de los números, ni rastro. Las cosas de Fortuna.

El primer cuarto de la tabla quinta fue un paréntesis antes de la llegada del séptimo en la sexta: el primero cantado por Elisabeth y Sergio y el segundo por Kiara y Antoni. Se inauguraba la séptima tabla con el tercero y Ainhoa y Rosario finiquitaban los quintos con el octavo y último número. Apenas un minuto después, se llevaban otra ovación por el segundo cuarto de la mañana. Había que esperar casi una hora para que el segundo saliera y a las 13:16, por fin, aparecía el primer premio. Una atronadora ovación certificaba que se había cumplido el ritual de todos los años. Había Gordo en el bombo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios