Empleadas de la administración de lotería Basauri que han vendido el segundo premio. /LUIS TEJIDO / efe

Empleadas de la administración de lotería Basauri que han vendido el segundo premio. / LUIS TEJIDO / efe

Lotería de Navidad 2021 El club de balonmano riega Basauri con 154 millones del segundo premio

El 72119 se ha vendido de forma íntegra en la localidad vizcaína y es el número que juega este año el Atlético Basauri Eskubaloia. «Es un broche de oro a nuestro 35 aniversario», admite el presidente

El segundo premio de la Lotería de Navidad 2021 es el 72119 y ha sido vendido íntegramente en Basauri. El número se canto a las 10.48 horas. Los agraciados obtienen 125.000 euros por cada décimo, 1,25 millones de euros en cada serie.

Los boletos han salido de la administración de lotería situada en la calle Nagusia 9, un negocio de «toda la vida» que regenta María José Berzosa, la misma que repartió 1.440 millones de pesetas en la localidad hace 24 años. Es el número que juega este año el equipo de balonmano del municipio, el Atlético Basauri Eskubaloia., y que ha dejado una lluvia de nada menos que 154 millones repartidos entre 400 familias. Se han vendido 123 series y el resto se han devuelto.

«No nos lo podemos creer», explicaba emocionada a este periódico la coordinadora de deporte escolar del club, Sonia Moreno, que se ha enterado mientras hacía unas compras en El Corte Inglés. Cada año, la entidad reparte entre sus jugadores participaciones de lotería para vender entre familia y amigos. «Ha tocado al equipo, a familiares, a gente del pueblo... No sé cuánto, estoy en blanco», confesaba aún sin creérselo: «Es muy bonito. Tenemos niños desde los 5 años y a todas las familias se les ha ofrecido una participación».

El equipo nació en 1986 y hoy en día es uno de los clubes de balonmano más grandes de Vizcaya y País Vasco, con más de 300 jugadores de ambos sexos. El Atlético Basauri ha destacado en campeonatos regionales y subcampeonatos de España en las categorías cadetes y juveniles femeninos.

Vídeo. Así se cantó el segundo premio

El premio ha estado muy repartido, asegura el presidente de la entidad, José Ángel García. Se han vendido 1.200 participaciones. Cada una de ellas era de 3 euros, de los que 2,40 eran de lotería y 0,60 para el club. «No nos lo creemos, estamos muy sorprendidos porque nunca te piensas que te va a tocar», insistían emocionados desde el equipo. Desde que los niños de San Ildefonso han cantado el 72119 «ha sido muy emocionante ver cómo se ha empezado a decir que había tocado en Basauri, luego te enteras de que nos ha tocado... ha sido como cuando lo ves en la tele».

García, que no puede salir de casa porque el teléfono no para de sonar, explica que este premios redondea el 35 aniversario del club. «Es un broche de oro excepcional», admite el directivo. «Buscamos un décimo relacionado con esta efeméride, pero no lo encontramos y nos quedamos con este». Porque la suerte es así de caprichosa.

-¿Les había tocado algo antes?

-Alguna pedrea, pero nada más.

«Me ha llamado gente llorando»

El expresidente Juan Reyes y algunas jugadoras sí han podido acercarse a la administración para celebrarlo. «Me alegro por todo lo que hemos repartido, me ha llamado gente llorando porque le hemos arreglado la vida y lo estaba pasando muy mal», ha reconocido Reyes. Él no sabe ni lo que lleva: «No me ha dado tiempo a mirar, estaba justo en el banco y ni me lo creía».

José Manuel Fernández, padre de Janire, la portera del equipo sénior, ha sido uno de los primeros en acercarse a la administración de la calle Nagusia para celebrar el premio. «Está muy repartido, date cuenta de que somos casi 400 familias y la gente suele comprar», asegura. Todavía no le ha dado tiempo a pensar qué va a hacer. «Ha sido una sorpresa tremenda». Su hija lleva jugando desde los cinco años y hoy en día tiene 27. «Creo que tiene alguna participación, sino algo ya le tocará seguro», añade sonriente.

«Este años hace más ilusión»

Mari José Berzosa es la propietaria de la administración. Esta mañana lloraba de emoción. Como el resto de loteros había decidido secundar la huelga, pero se ha visto obligada a levantar la persiana «solo para celebrar el premio». «Siempre hace ilusión, pero este año más. Únicamente hay algo mejor que dar un premio, y es que se acabe esto de la pandemia», ha explicado.

Ya en 1997 la administración basauritarra dio otro segundo premio en el sorteo del 22 de diciembre. «Es una satisfacción poder corresponder a nuestra clientela; es suerte, pero es impresionante», ha comentado. «Para un lotero dar un premio de Navidad es lo más», ha resumido.

Suerte en la panadería de al lado

También había alegría en la panadería que está justo al lado de la administración. Israel Campos trabaja desde hace 13 años en Delkari. Muestra las participaciones que tiene del número. «Tienes en la mano unos 30.000 euros», le ha dicho una amiga, al ver el revuelo a las puertas de la administración.

Campos, que ni se había enterado, ha dejado de sacar pan del horno para buscar los boletos. «No me lo podía creer», afirmaba. Compró los dos números al club de balonmano Atlético Basauri Eskubaloia, que ha repartido la mayor parte del premio. En cuatro meses le volverá a tocar la lotería, esta vez «la de verdad». Laida, su mujer, está esperando una niña. «Ya tenemos un bebé y se está haciendo todo muy difícil, trabajo y me esfuerzo mucho por sacar a mi familia adelante, no puedo estar más feliz», reconocía con los ojos llenos de lágrimas y las manos temblorosas. Lo que tiene claro es que hoy no cerrará su negocio, «tengo mucho trabajo por delante».