Protesta ante la Embajada iraní en Londres. / EFE

La ejecución de un deportista en Irán provoca la repulsa internacional

Navid Afkari fue acusado de asesinato durante las protestas por mala situación económica del país y la devaluación de la moneda nacional

EFE Teherán

El campeón iraní de lucha libre Navid Afkarí fue ahorcado este sábado en la prisión de la ciudad de Shirz (sur de Irán) en cumplimiento de la condena a muerte por un asesinato cometido durante las protestas de 2018, informó la agencia oficial de noticias de este país, IRNA.

La ejecución de Navid Afkari se efectó, según el presidente del Tribunal Supremo de la provincia de Fars, Kazem Musaví, «tras la insistencia de los padres y familiares de la víctima», informó la agencia oficial iraní de noticias IRNA. Musaví explicó que la horca se ha implementado tras su confirmación en el tribunal supremo de apelaciones del país, ya que su legado había recurrido por la pena de muerte.

Afkarí, de 27 años, fue detenido junto a sus dos hermanos -condenados a 54 y 27 años de cárcel- en agosto de 2018 durante unas manifestaciones en la ciudad meridional de Shiraz en protesta por la mala situación económica en Irán y la devaluación de la moneda nacional, que fueron reprimidas por las autoridades.

En un vídeo transmitido la semana pasada por la televisión estatal iraní, Afkarí en su declaración afirma que apuñaló dos veces a la víctima, un guardia de seguridad de una compañía de agua. Tras la condena a muerte de Afkarí y los temores de que la confesión fuera extraída bajo tortura, el caso se hizo viral en Twitter con la etiqueta «no ejecutéis» y con el nombre de Afkarí, esfuerzos que no fueron eficaces.

En los últimos días, La organización humanitaria Human Rights Watch, el Comité Olímpico Internacional (COI) y la FIFA se habían unido en apoyo por salvar la vida de Afkari, tras las acusaciones de torturas y confesiones forzadas que ha sufrido.

El COI aseguró este sábado que está «impactado» por la ejecución de Navid Afkari y lamentó que no se hayan tenido en cuenta «las súplicas de atletas de todo el mundo» y los llamamientos personales del presidente del organismo a Thomas Bach al líder supremo iraní, Alí Jameneí. Por su parte, Joël Bouzou, presidente de la Asociación Mundial de deportistas Olímpicos, ha mostrado este sábado su «profunda conmoción y tristeza» por la ejecución de Afkari.

A la repulsa por la ejecución del deportista se sumó también el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, que aseguró que la muerte del deportista «es un acto violento y cruel. Lo condenamos en los términos más firmes». Según escribió el secretario de Estado en su cuenta de tuiter, se trata de «un ataque escandaloso contra la dignidad humana, incluso para los criterios despreciables de ese régimen».